Público
Público

Del andamio a la vendimia francesa

Cerca de 3.000 temporeros españoles acudirán este año a la vendimia francesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unos 14.000 españoles cogerán este verano sus bártulos y se irán a la vendimia francesa. La crisis ha hecho que la demanda para acudir a trabajar a esta conocida campaña agrícola crezca. El mayor aumento se produjo en 2009, cuando el número de temporeros españoles que se desplazó al país vecino creció en 2.500 personas. Este año, serán 500 más los que acudirán a la vendimia francesa. 'Si no va más gente no es por falta de demanda, sino porque no hay más ofertas que cubrir, el campo es limitado', explicó ayer el secretario de Migraciones de la Federación Agroalimentaria de UGT, Jesús Acasuso.

La crisis ha hecho que crezca el número de temporeros

El perfil de los nuevos temporeros es el del parado del ladrillo, sin ninguna experiencia agraria, que tras la crisis de la construcción se refugia en otros sectores donde cree que puede encontrar trabajo.

Las condiciones laborales que ofrece la campaña francesa la hacen especialmente atractiva. El salario medio por hora oscila entre un mínimo de 8,86 euros a casi diez euros. Nada que ver con la media de 5,30 euros que se paga en la campaña española. Además, si se superan las 35 horas de trabajo semanales se cobran horas extraordinarias, que suponen una mejora de entre el 25% y el 50% del salario.

Es decir, que un temporero de la vendimia francesa que trabaje tres semanas ocho horas diarias y descanse los fines de semana ganaría unos 1.600 euros frente a los 763 que cobraría en España por el mismo trabajo. Las condiciones del alojamiento, que corre a cargo del empresario, son también especialmente buenas.

Las condiciones laborales en Francia son mejores que en España

Además, cualquier trabajador que cotice en Francia un mínimo de 18 días puede solicitar subsidios familiares, siempre y que tenga dos o más hijos menores de 20 años que no trabajen o que reciban un sueldo mensual inferior al 55% del salario mínimo interprofesional. 'Las condiciones laborales no se parecen ni por asomo a las de España', señaló Acasuso.

El grueso de los temporeros, unos 10.000, son de Andalucía. El resto proceden principalmente de la País Valencià, Murcia y Castilla-La Mancha. Los primeros trabajadores se desplazarán a finales de agosto y permanecerán en Francia entre 20 y 25 días, aunque algunos grupos trabajarán en varias campañas, y su estancia puede llegar a los 40 días. D