Público
Público

Del Piero califica de "regalo" los aplausos del Bernabéu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Alessandro Del Piero se mostró encantado con los aplausos que recibió del estadio Santiago Bernabéu cuando salió del campo tras marcar los dos goles de la Juventus ante el Real Madrid en el encuentro que aseguró a los italianos su clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones.

"Ha sido fantástico", declaró el delantero, que cumple esta semana 34 años.

"No sólo recordaré este partido por los dos goles y por la victoria, sino que no olvidaré nunca el regalo que me ha hecho la gente con sus aplausos. Ha sido increíble. Maravilloso. Algo que recordaré siempre", agregó, en unas citas recogidas en la página web del Madrid (www.realmadrid.com).

Cuando el entrenador juventino Claudio Ranieri decidió retirarle del campo en el minuto 92, la mayor parte del Bernabéu, puesto en pie, reconoció con una ovación a una de las grandes estrellas del fútbol internacional, que ya marcó un gol en el encuentro disputado en Turín en el que el Madrid cayó por 2-1.

Este hecho recordó lo sucedido en otro mes de noviembre de hace tres años, cuando los aficionados madridistas reconocieron con sus aplausos al brasileño Ronaldinho al ser sustituido, en un partido en el que el Madrid fue derrotado claramente por el Barcelona.

Ranieri también alabó la caballerosidad de la afición blanca, mientras que el capitán y portero del equipo blanco, Iker Casillas, aseguró que el internacional italiano "se merecía esta ovación".

"Al Bernabéu siempre le han gustado los grandes jugadores, tanto de aquí como de fuera. Y Alessandro es uno de ellos".

Del Piero batió a Casillas en el minuto 17 con un disparo con la pierna izquierda desde fuera del área. El segundo tanto vino de un disparo de falta a los 67 minutos que encontró un claro hueco en la barrera y entró por la esquina izquierda de Casillas, que no se movió.

PREOCUPACIÓN EN EL VESTUARIO

La derrota madridista, que les deja segundo del Grupo H con seis puntos, a cuatro de la Juve y seguidos del Zenit de San Petersburgo, con cuatro, provocó los pitidos de algunos aficionados contra el palco y la preocupación de algunos jugadores.

"Hay que empezar a ser un equipo tanto dentro como fuera. Las cosas, ahora mismo, no están claras", dijo el centrocampista Guti en unas declaraciones a Antena 3 TV en las que pidió "reflexionar sobre los errores".

"Lo único que se pide con esta camiseta es un poco de orgullo, y a ver si el orgullo sale y podemos clasificarnos", agregó.

A pesar de ello, el técnico Bernd Schuster se mostró "muy contento con el equipo" y afirmó que "faltó el premio del gol".

Las cosas empezaron mal incluso antes del partido, ya que el holandés Robben se lesionó en el calentamiento y tiene un pinchazo en el muslo derecho.