Publicado: 09.04.2015 17:41 |Actualizado: 09.04.2015 17:41

El delegado del Gobierno en Extremadura pide marcar la X de la Iglesia por ser lo más "sensato"

Para López Iglesias ésta opción permite beneficiar la labor que desarrollan asociaciones y entidades del voluntariado y ayuda el sostenimiento de la Iglesia en una nación que ha sido "eminentemente" católica

Publicidad
Media: 1
Votos: 3
Comentarios:
/EUROPAPRESS

/EUROPAPRESS

La Comunidad Autónoma de Extremadura dejó de percibir 1.097.742 euros en 2013 derivados de quienes no marcaron ninguna casilla de interés social, ya sea la de fines sociales o la de la Iglesia Católica, en sus declaraciones del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de 2012.



Igualmente, la región recibió 3,8 millones gracias a quienes quisieron destinar hace dos años el 0,7 por ciento de su IRPF a la realización de programas desarrollados por entidades y oenegés que trabajan en el ámbito de la acción social, la cooperación al desarrollo y la protección al medio ambiente, así como 1,8 millones de euros por los contribuyentes que marcaron esa misma casilla y también la del sostenimiento económico de la Iglesia Católica.

Por provincias, la pacense dejó de percibir el pasado año por no señalar los contribuyentes las dos casillas 581.550 euros y la cacereña 516.191 euros, mientras que en Badajoz se destinaron 2,3 millones de euros a fines sociales y 1,1 millones de euros a ambos conceptos y en Cáceres 1,5 millones y 678.820 euros, respectivamente.

Estos datos han sido aportados en una comparecencia en la que el delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias, acompañado del presidente y del vicepresidente de la Plataforma del Tercer Sector en Extremadura, Sebastián Calvarro y José Manuel López Perera, respectivamente, han presentado la campaña 'X Solidaria'.

En su intervención, Germán López Iglesias ha explicado que, a la hora de hacer la declaración de la Renta, hay cuatro maneras de intervenir en relación a las citadas casillas de actividades de interés general consideradas de interés social: marcar la de la Iglesia, la de intereses sociales, ninguna de ellas o ambas.

Al respecto, ha abogado por esta última opción dado que, según ha explicado, no se reparte la mitad del 0,7 por ciento del IRPF, sino que se suman los "esfuerzos" aportando a ambos conceptos un 1,4 por ciento total.

A su juicio, se trata además de la "opción más sensata" dado que permite beneficiar la labor que desarrollan asociaciones y entidades del voluntariado y, al mismo tiempo, el sostenimiento de la Iglesia en una nación que ha sido "eminentemente" católica y cristiana.

Plataforma del tercer sector 

Por su parte, Sebastián Calvarro ha señalado que la Plataforma del Tercer Sector, que agrupa a Cermi, Cáritas, la ONCE, la Plataforma del Voluntariado, AFEX, EAPN y Cruz Roja, representa a más 200.000 extremeños dedicados al voluntariado y ha apostillado que la actual situación económica española está provocando que cada vez sean más las personas que necesitan los servicios que prestan las entidades sociales.

Ha lamentado que la mitad de los contribuyentes extremeños no marcan ninguna de las citadas casillas sociales y ha abogado, al igual que López Iglesias, por que se marquen las dos dado que, de no marcarlas, esa parte de los impuestos va a parar a los Presupuestos Generales del Estado y al hacerlo se permite, en el ámbito de los fines sociales, el desarrollo de programas de transporte sanitario o de discapacitados, centros de día o la construcción de sedes de asociaciones de discapacitados sin que se financie la estructura o funcionamiento de las oenegés.

"En un país donde el gasto por protección social está por debajo de la media europea es necesario, ahora más que nunca, que los ciudadanos y ciudadanas asumamos compromisos solidarios para ayudar a quien más lo necesita destinando esa parte de nuestros impuestos a fines de interés social", ha defendido.


Respeto a la voluntad de los contribuyentes 

A su vez, José Manuel López ha hecho hincapié en que, cuando se marca la casilla de fines sociales, la de la Iglesia, o ambas el Gobierno "no" puede recortar de ningún modo esta ayuda y debe respetar la voluntad de los contribuyentes, y que son los ministerios de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; de Asuntos Exteriores y de Cooperación; y de Agricultura los encargados de distribuir el dinero recaudado a través de esta vía.

Ha insistido por último en que el "caballo de batalla" de las organizaciones y entidades sociales es el hecho de que el 48 por ciento de las asignaciones tributarias del IRPF no llega a fines sociales entre el 19 por ciento de personas que sólo marcan la casilla de la Iglesia y el 29 por ciento que no marca ninguna, al tiempo que ha defendido que se señalen las dos casillas para que ambos sectores se puedan ver beneficiados.