Publicado: 02.05.2014 15:58 |Actualizado: 02.05.2014 15:58

El delegado del Gobierno en Melilla afirma que los inmigrantes se suben a la valla porque está de "moda"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El delegado del Gobierno en Melilla, Abdelmalik El Barkani, ha afirmado hoy que se ha puesto de "moda" encaramarse a la valla, tal y como hicieron ayer 150 subsaharianos que intentaron saltar el obstáculo para entrar en la ciudad autónoma (fotogalería).

El Barkani ha añadido que lo que buscan los inmigrantes es atraer la atención de los medios de comunicación, sobre todo tras el debate interno surgido en España respecto al uso de material antidisturbios y a la forma de actuar de las fuerzas de seguridad.

"Eso es una amenaza para nosotros y una fortaleza para las mafias", ha aseverado el delegado del Gobierno, quien ha defendido la profesionalidad de la Guardia Civil, al tiempo que ha alabado la colaboración que está prestando Marruecos.

A su juicio, las fuerzas de seguridad actúan de acuerdo al criterio de "proporcionalidad" cuando tienen que hacer frente a los intentos de entradas de subsaharianos a través del vallado. En una rueda de prensa ofrecida junto al coronel jefe de la Guardia Civil en Melilla, Ambrosio Martín Villaseñor, tras los dos asaltos registrados ayer, ha aludido a la "conflictividad" que se está generando y ha dicho que la desesperación de los inmigrantes no debe ser excusa para justificar el comportamiento de acceder con fuerza.

Al hilo de algunas críticas surgidas por la actuación policial, ha recordado que la ley permite a las fuerzas y cuerpos de seguridad el uso de material "reglamentario", incluidos los aerosoles, que se utiliza siempre de acuerdo a los principios de proporcionalidad. Ayer, la Delegación informó de que doce agentes resultaron heridos.

Preguntado por el uso de un extintor por parte de uno de los agentes, ha señalado que esto se debió a que un inmigrante portaba un mechero con el que, poco antes, prendió una prenda que a punto estuvo de alcanzar a los agentes. "Tal vez tendría que haber soplado", ha ironizado el delegado, quien ha insistido en que lo que hace el agente es "apagar la llama de un mechero" para preservar la seguridad de los inmigrantes y de los guardias civiles. El coronel jefe de la Guardia Civil ha dicho al respecto que, pese a que el extintor no es un medio antidisturbios, en esta ocasión, se tuvo que utilizar "puntualmente" ante una circunstancia "nueva y no prevista", como fue el que se incendiara una prenda de los inmigrantes desde lo alto de la valla.

Durante su comparecencia, ha mostrado algunos de los vídeos grabados por las cámaras de seguridad de la valla, donde se aprecia cómo inmigrantes prenden fuego a sus ropas, arrebatan las defensas a los agentes o utilizan métodos contundentes. Algunos de esos elementos requisados a los inmigrantes, entre los que se encuentran ganzúas, anclas caseras, palos o un arma blanca, han sido expuestos en una sala abierta a los medios de comunicación tras la rueda de prensa. El delegado también ha querido dejar claro que no se produjeron devoluciones en caliente de los inmigrantes encaramados, ya que no se puede devolver a alguien que no ha entrado a territorio español, y lo que se hace en estos casos es esperar a que bajen.

El Centro de Estancia Temporal (CETI) acoge tras la última entrada masiva de ayer a 1.900 personas, una cifra que no baja desde hace semanas pese a que se están produciendo traslados a la península. La idea, según el delegado, es que estos traslados continúen al tiempo que se pretende evitar que haya nuevas entradas. Esta mañana, un centenar de sirios protestaron por las condiciones de vida en el CETI ante la Delegación del Gobierno y exigieron su traslado a la península.