Público
Público

Los demócratas cierran una convención histórica con la vista en noviembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los demócratas ponen hoy punto y final a una convención que pasará a la historia por haber nombrado candidato al primer representante de una minoría en EE.UU., y por haber logrado cerrar con éxito las heridas y facciones del partido.

La convención demócrata ha sido una catarsis en todos los sentidos, porque ha permitido dejar atrás las rencillas de las primarias y generar un proceso de renovación que tiene como principal exponente al joven senador afroamericano Barack Obama.

El senador hizo ayer historia al ser proclamado candidato demócrata a las elecciones presidenciales del 4 de noviembre, un hecho que hizo saltar las lágrimas a algunos de los delegados de color que asisten a la convención en Denver.

Obama fue proclamado por aclamación, un gesto que permite lanzar un mensaje a los republicanos de que el Partido Demócrata ha cerrado filas en torno a su candidato y que parte unido hacia las elecciones presidenciales.

"Después de esta convención, el partido demócrata sale más unido que nunca, y con las heridas sanadas. Salimos con un optimismo y una energía que nos va a permitir alcanzar la victoria el 4 de noviembre", dijo a Efe Federico de Jesús, recién nombrado portavoz para los medios hispanos de la campaña de Obama.

Este portavoz demócrata destaca la importancia que han tenido los gestos y el mensaje que ha lanzado en la convención la senadora Hillary Clinton, quien peleó con fiereza en el proceso de primarias, y cuya derrota dejó muy descontentos a una buena parte de sus seguidores.

La convención tenía programada para ayer una votación simbólica del nombre de Hillary Clinton, como homenaje y reconocimiento a los 18 millones de votantes que apostaron por ella en las primarias.

No obstante, en medio de la votación, y cuando le tocaba el turno a Nueva York, la senadora por este estado tomó el micrófono y pidió la suspensión de los votos, lo que permitió proclamar candidato por aclamación a Barack Obama.

"Sin el liderazgo de Hillary Clinton respaldando a Obama no sería posible tener el impulso que tenemos ahora. Ayer se confirmó totalmente la integración de los seguidores de Clinton en la campaña. Son una base importante del partido y nos alegra tenerlos a bordo", destacó De Jesús.

Además de los gestos de unidad, la Convención de Denver tuvo un importante contenido político. Durante cuatro días, ponentes de todo el país salieron a la palestra para defender el ideario de los demócratas para las elecciones presidenciales.

Así, en materia económica, se habló de la necesidad de elevar los impuestos a las rentas más altas, de ayudar a los más desfavorecidos y de mejorar las condiciones de vida de la clase media estadounidense, verdadero motor de la primera economía del mundo.

En materia social, uno de los ejes fundamentales fue la reforma sanitaria que pretende llevar a cabo Barack Obama, y que extenderá la cobertura médica de manera universal.

Pero el punto más polémico, y que más protestas generó alrededor de la Convención, fue el aborto. Barack Obama se considera un defensor del derecho de la mujer a elegir, lo que lo convertirá, de llegar a la Casa Blanca, en el primer presidente "pro-elección".

Grupos de activistas pro vida han protagonizado en los últimos días intensas protestas en Denver, algunas de las cuales han acabado con enfrentamientos con la policía y detenciones.

La política exterior también tuvo un papel destacado en la convención, especialmente después de que el Partido Republicano colocara la inexperiencia de Barack Obama en este campo en su punto de mira de ataque.