Público
Público

Denunciado por malos tratos un edil en Oviedo

La mujer, con la que se relacionaba desde hace varios meses, asegura que la agredió

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Oviedo, Alberto Mortera, fue denunciado en la madrugada del lunes por un delito de malos tratos. La acusación, presentada por una mujer con la que el edil venía manteniendo relaciones esporádicas desde hace varios meses, le acusa de una agresión producida durante una violenta discusión.

Según consta en la denuncia que la mujer presentó ante la Guardia Civil de Luanco, donde reside, durante la disputa Mortera supuestamente agarró a su pareja por el cuello y la arrojó al suelo después de darle varias bofetadas.

Poco después de presentarse la denuncia, Mortera era reclamado para prestar declaración ante la misma unidad de la Guardia Civil. El concejal negó que se hubiera producido ninguna agresión física y aseguró que la denuncia se refería a un supuesto maltrato psicológico y verbal.

La mujer fue atendida en el centro de salud de la localidad asturiana, donde no se le apreciaron lesiones físicas, pero sí un cuadro de ansiedad.

Mortera es concejal de Urbanismo, Licencias e Infraestructuras del Ayuntamiento de Oviedo desde las últimas elecciones municipales, en 2007. En ese momento figuraba en las listas del Partido Popular. Pero en los tres comicios anteriores se había presentado por el PSOE. Tras varias disputas con la dirección local del partido fue suspendido de militancia socialista y finalmente expulsado.

Entonces, se integró en la formación popular. El alcalde de Oviedo (PP), Gabino de Lorenzo, le nombró Defensor del Ciudadano en 2005, hecho denunciado por los socialistas al considerar que rompía las bases del pacto contra el transfuguismo.

La Audiencia Provincial de Barcelona ha condenado a nueve años de cárcel a un hombre que amenazó por teléfono, quebrantó una orden de alejamiento y acuchilló a su ex compañera sentimental, que sobrevivió, informa Europa Press. El tribunal considera probado que el condenado, Jawad L., llamó a la víctima el 4 de septiembre de 2007 y la amenazó con ir a Barcelona (donde ella residía) para matarla a ella y a su madre. El procesado estaba en Melilla, pero dos semanas después acudió a la asesoría laboral que regentaba la víctima. Levantó la persiana, rompió a patadas la puerta de cristal y le clavó un cuchillo de grandes dimensiones.