Público
Público

Dependencia Un error de cálculo provoca un recorte en las horas de ayuda a dependientes de Madrid 

La empresa adjudicataria reduce el servicio que los usuarios han recibido durante años y provoca que algunos de ellos, con calificación de grandes dependientes, queden sin apoyo días enteros

Publicidad
Media: 2
Votos: 6
Comentarios:

Dos personas con diversidad funcional, en una imagen de archivo. EP

Varias personas de la Comunidad de Madrid en situación de dependencia con prestaciones de ayuda a domicilio han visto recientemente cómo se recortaban las horas en las que recibían este servicio. Esto ha provocado que algunos de ellos, con calificaciones de grandes dependientes y que llevaban años recibiendo el mismo servicio, quedaran días enteros sin apoyo de sus asistentes.

La desencadenante de la situación ha sido la empresa adjudicataria del servicio, Sarquavitae, y ha afectado sobre todo a dependientes de la zona norte de la Comunidad, según ha podido saber Público. Esta empresa ha estado facturando erróneamente a la Comunidad las ayudas calculadas en base a cuatro semanas, en vez de a 31 días, que es el período de tiempo que utiliza la Administración para distribuir las prestaciones.

Fuentes de la Consejería de Asuntos Sociales han explicado a este medio que es cierto que ha habido un "reajuste", pero solo porque estos dependientes han estado recibiendo "más horas de las que les corresponden". Afirman en todo momento que "el problema" es de Sarquavitae, que dividió las horas del servicio entre cuatro semanas, en vez de entre 4,3. El fallo se descubrió en una revisión rutinaria de las prestaciones y ayudas.

La empresa se ha negado a hacer ninguna declaración oficial. No obstante, este medio ha podido hablar con algunos de sus trabajadores, que han confirmado el recorte y las causas. 

Lo notan más quienes más ayuda reciben

La primera noticia de este recorte que ha llegado a oídos de los dependientes ha sido cuando la propia empresa les ha comunicado que iba a reducirles el servicio. Es el caso de Luis Pérez-Moliner y Mercedes Gómez, un matrimonio de grandes dependientes con 40 y 30 horas mensuales de ayuda a domicilio respectivamente. Ambos necesitan apoyo para vestirse, comer y otras tareas cotidianas. "Llevamos siete años recibiendo el mismo servicio, nunca habían hecho algo así", explica Luis en una conversación con este medio. 

"Es un recorte encubierto", denuncia un matrimonio de grandes dependientes

El matrimonio escribió una carta a la presidenta Cristina Cifuentes para protestar e incluso informó de la situación a los medios, llegando a aparecer en la radio local de Tres Cantos, donde residen. "Es un recorte encubierto", denuncian, aprovechando para señalar otras cuestiones como que el tiempo de desplazamiento de los profesionales hasta su domicilio se descuenta de sus horas de ayuda, en vez de ser sufragado por la empresa.

Las quejas de Luis y Mercedes llegaron a oídos de la Consejería. El director general de Dependencia de la Comunidad de Madrid, Carlos González Pereira, se puso en contacto con ellos para explicarles la situación. En palabras de Luis, González expuso que la empresa estaba facturando a la Comunidad ese excedente de horas, provocado por su propio cálculo erróneo, y en un esfuerzo para reducir la considerable lista de espera de personas en situación de dependencia, la Administración había dejado de abonarlas. 

"Yo no tengo la culpa de que haya esa lista de espera", considera Luis. Sin embargo, sus protestas le han servido para que las más altas instancias de la Consejería evalúen su situación. "Al final se es flexible con el que se queja, y se buscan soluciones. A mí lo que me preocupa es la gente que no se queja", avisa Luis Miguel López, secretario general en Madrid del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi).

¿Y los que no levantan la voz?

López confirma que Cermi también ha tenido conocimiento de la situación y asegura que hay más casos en la Comunidad. "Efectivamente están viendo recortadas sus prestaciones en horas, y cuando el usuario llama a la Comunidad de Madrid, le dicen que ellos no han recortado nada", revela López. La institución ha solicitado este lunes una reunión urgente con González y con el consejero de Asuntos Sociales, Carlos Izquierdo, para aclarar la situación.

"Somos rehenes de nuestros cuidadores, y eso puede servir para que las empresas se aprovechen de ello", denuncia el Cermi

Para el secretario general de Cermi en Madrid "tiene toda la pinta de ser una mala práctica, una mala praxis de la empresa", que ahora pagan los dependientes. Adelanta que en la reunión con los representantes de la Comunidad intentarán arrancar "un compromiso de calidad del servicio que se presta, porque muchas veces somos un poco rehenes de nuestros cuidadores, y que eso no sirva para que las empresas puedan aprovecharse de esa situación".

López lamenta que este tipo de dificultades se sumen a unas prestaciones ya de por sí "escasas" y difíciles de conseguir debido a las listas de espera. Revela que no son pocos los usuarios que fallecen antes de ver concedida la ayuda a la que tenían derecho. Un derecho que "se supone que es objetivo: te diagnostican los médicos y tienen que prestarte el servicio. Pero en la práctica es un derecho subjetivo, sujeto a presupuesto, y si no hay más plazas, no hay más", lamenta.