Público
Público

La depresión elevaría el riesgo de incontinencia en las mujeres

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Rachael Myers Lowe

Las adultas mayores condepresión grave corren más riesgo de desarrollar incontinenciaurinaria que las mujeres sin depresión.

Dado que ambos problemas suelen coexistir en las mujeres,el equipo de la doctora Jennifer Melville, de la University ofWashington, en Seattle, indagó si existe una relación causal.

La hipótesis del equipo fue que, dado que la serotonina enel cerebro influye en la depresión y en la función de lavejiga, los cambios fisiológicos que causa una enfermedadpodrían dar lugar a la otra.

"En algunas personas, la depresión causaría incontinenciapor los cambios químicos en el organismo, mientras que en otrasocurriría lo contrario debido a la reacción psicológica a laincontinencia", dijo Melville a Reuters Health.

Los autores reunieron datos de seis años del ensayo Healthand Retirement Study, sobre la situación económica y la saludfísica de jubilados recientes en 70.000 hogares.

Hicieron dos análisis. En el primero, examinaron a mujerescon depresión para observar si desarrollaban incontinenciaurinaria. En el segundo, estudiaron a mujeres con incontinenciapara comprobar si desarrollaban depresión.

En esa cohorte de casi 6.000 mujeres, de unos 59 años,"vimos una única vía, muy fuerte, que llevó de la depresión ala incontinencia y no viceversa", dijo Melville.

El equipo admitió que no esperaba esos resultados. "Nossorprendió ver un único efecto", señalaron los autores.

Los médicos pueden usar estos datos "para asesorar a lasmujeres con depresión sobre un posible aumento del riesgo desufrir incontinencia urinaria o qué hacer si aparecen sussíntomas", escribió el equipo en American Journal of Obstetricsand Gynecology.

Perder el control de la vejiga afecta emocionalmente por suimpacto en la vida diaria. Muchos se sienten humillados yabandonados y limitan su vida social y laboral.

Los resultados, agregaron los investigadores, destacantambién "la importancia de darle prioridad en salud pública ala depresión", por sus efectos en otras funciones biológicas.

FUENTE: American Journal of Obstetrics and Gynecology,noviembre del 2009