Público
Público

La derecha es la gran favorita en las elecciones de Chile

Acaba la campaña más reñida desde que volvió la democracia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las cartas están echadas. La noche del jueves se cerró la campaña electoral chilena con el candidato de derecha, Sebastián Piñera, como favorito para conducir el destino de Chile durante los próximos cuatro años.

Las encuestas coinciden en señalar que el empresario multimillonario Piñera triunfará el domingo sacando cerca de un 10% de ventaja al candidato de la Concertación, una alianza de socialistas y democristianos que está en el poder desde el retorno a la democracia, en 1990. Es primera vez, desde esa fecha, que una opción de derecha es la favorita.

Al candidato oficialista, el democristiano y ex presidente Eduardo Frei, los sondeos le dan cerca de 23% de votos. Muy de cerca lo sigue Marco Enríquez-Ominami, hijo de un guerrillero asesinado por la dictadura de Augusto Pinochet y diputado ex socialista de 37 años. Enríquez-Ominami decidió dejar a la Concertación para competir como independiente.

El Partido Comunista y otras fuerzas de izquierda presentan a Jorge Arrate, ex socialista y ex ministro con Salvador Allende, que tiene en torno al 7% de apoyo en los sondeos.

Todo indica que el derechista Piñera no logrará el 50% de los sufragios necesario para resultar electo, por lo que se prevé que se tendrá que celebrar una segunda vuelta el próximo 17 de enero.

Si Piñera ganara esa segunda vuelta, supondría la primera vez que la derecha accede al poder en Chile de forma democrática desde 1958.

El hecho de que tres de los cuatro candidatos procedan de las filas de la Concertación muestra hasta qué punto casi dos décadas en el poder han erosionado la coalición de centro-izquierda, donde hay graves fracturas internas.

'El tiempo de la Concertación ya pasó, y ningún mea culpa va a poder engañar a los chilenos, que saben muy bien que hace mucho tiempo que la Concertación se agotó', proclamó Piñera en su mitin de fin de campaña, que congregó a unas 15.000 personas en la capital.

Tanto Frei como Enríquez-Ominami barajan la propuesta que les hiciera Arrate, el tercer candidato procedente del mundo progresista, de unir fuerzas y sellar un pacto antes de las elecciones del domingo, para impedir que la derecha llegue al poder.

En los comicios también se renovarán la mitad del Senado, de 38 miembros, y la totalidad de la Cámara de Diputados, de 120 escaños.

La Constitución no permite que los chilenos residentes en el exterior voten, ley que fue consagrada por la dictadura bajo el supuesto de que la mayoría de los residentes en el exterior (cerca de un millón según el INE), son exiliados del Gobierno militar. Por ello, la derecha no ha permitido revocar dicha ley.

Este domingo, chilenos residentes en el extranjero harán una votación simbólica en distintas ciudades del mundo. En Madrid, se reunirán a las 11.00 horas junto al Museo Reina Sofía.