Público
Público

La derecha más ordinaria

Antes de De la Riva, otros políticos del Partido Popular han coronado su diplomacia con un gesto maleducado. Aznar, Aguirre, Camps también han protagonizado momentos imborrables

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las palabras dedicadas hoy por el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, del Partido Popular, a la nueva ministra de Sanidad, Leire Pajín, se suman a una larga lista de gestos maleducados realizados por políticos del PP.

En febrero de 2010, el ex presidente del Gobierno José María Aznar fue recibido en la Facultad de Económicas de la Universidad de Oviedo con gritos e insultos por parte de una veintena de estudiantes: 'fascista', 'asesino' y 'terrorista' han sido algunos de los ‘piropos'. Hasta ese momento, nada extraordinario para un político, acostumbrados a enfrentarse a estos incómodos baños de multitudes.

Sin embargo, el presidente de la FAES aprovechó el momento en el que abandonaba las instalaciones, seguro junto a sus escoltas, para levantar su dedo corazón y hacer el gesto conocido como 'peineta' (que, traducido en palabras, vendría a ser un claro ‘que os jodan'), a los jóvenes que continuaban gritándole desde la planta superior. Pero siendo Aznar único en muchas cosas, no es el único político del Partido Popular al que le cuesta mantener el tipo en un ambiente adverso.

Hace más de dos años, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre recibió también con su simpatía característica a un grupo de sanitarios que se manifestaban, en un hospital de la Comunidad, en protesta por la privatización del sistema sanitario. La lideresa, autora del famoso 'hijo de puta' dirigido al defensor del contribuyente de la CAM, Fernando Serrano, se encaró entonces a los manifestantes, mientras masticaba un chicle para relajarse, acusándoles de ser 'unos pagados para meter follón'.

Hace casi un año, en plena crisis del PP valenciano, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, se encaró en plena calle con un joven que le había increpado con un 'Camps, toda España sabe que eres un corrupto'. El famoso 'no, no, ven aquí y cuéntamelo' del president fue un vídeo que lideró las audiencias en Internet y no fue emitido en Canal 9. 'No representas a nadie, ni a Valencia ni a nadie, desgraciado', le espetó el transeunte.

El ex presidente del Gobierno español ha protagonizado otras secuencias memorables con su diplomático savoir-faire. Esta vez sin mover los labios y sin pronunciar una sola palabra, el marido de la actual concejala de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid respondió a una pregunta de la presentadora del programa Noche Hache, Marta Nebot, metiéndole un bolígrafo en el escote. Un gesto que fue recogido por las cámaras y dio la vuelta al mundo en Internet, donde los comentarios más suaves lo tacharon de machista y maleducado.