Público
Público

El desafío los convencionalismos marca la Bienal de Venecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La necesidad de desafiar los convencionalismos y de poner la atención en las oportunidades latentes serán los ejes principales de la 54 edición de la Bienal de Venecia, que abrirá sus puertas al público del 4 de junio al 27 de noviembre.

La Bienal, presentada hoy en rueda de prensa en la Ciudad de los Canales por la comisaria Bice Curiger, tienen como lema "ILLUMInazioni-ILLUMInations".

Un juego de palabras con el que se tiene en cuenta el concepto de "nación" sobre el que se construye la muestra gracias a la presencia de los pabellones en los que los diferentes países exhiben sus propuestas artísticas, a la vez que subraya el potencial del arte para explorar nuevas formas de "comunidad".

"Cualquier referencia al concepto de nación automáticamente implica fronteras. 'ILLUMInations' se refiere a otra 'zona fronteriza', la del umbral entre la modernidad y la historia precedente", señaló Curiger.

Con este objetivo, la exposición incorpora en esta edición tres obras del maestro veneciano del Renacimiento Tintoretto, pintor de la luz poco ortodoxo para su tiempo, con el que se quiere crear, en combinación con las trabajos contemporáneos expuestos en la muestra, "una energía pictórica 'anti-clásica' en su conjunto".

Exhibidas en el Pabellón Central de los Jardines de la Bienal, obras de Tintoretto como "La Última Cena", "Traslación del cuerpo de San Marcos" y "La creación de los Animales", permitirán además, según Curiger, "relacionar" la muestra con lo que hay en su exterior: Venecia.

Asimismo, para esa búsqueda de "nuevas formas de comunidad" y de interacción entre los artistas la presente edición de la Bienal contará con los "parapabellones", como han sido bautizados por la comisaria de la muestra.

Se trata de cuatro estructuras arquitectónicas y escultóricas realizadas para la exposición que acogerán en su interior el trabajo de varios artistas y que comportarán una forma más de unir a las culturas representadas en la Bienal.

En el certamen tendrá un papel activo el español Asier Mendizábal, quien expondrá su obra en la estructura diseñada por el estadounidense Oscar Tuazon.

En esta 54 edición, la Bienal contará con un total de 89 participaciones nacionales, entre ellas, por primera vez, las de Andorra, Haití o Arabia Saudí.

Asimismo, este año supone el regreso a Venecia con pabellón propio, tras una larga ausencia, de países como India, Iraq, Sudáfrica, Costa Rica y Cuba.

Todo ello significa una cifra récord en participaciones nacionales en la historia de la Bienal, subrayó el presidente de la misma Paolo Baratta, quien quiso destacar la importancia de este dato en el actual momento de crisis económica mundial.

Asimismo, Baratta agradeció la presencia de países como Haití, Chile o Egipto, que han querido estar presentes en la Ciudad de los Canales pese a los recientes problemas que han afrontado debidos a las revueltas internas o a los desastres naturales.

Precisamente Chile, será hoy uno de los países que inauguren su pabellón, que este año propone el proyecto "Gran Sur" del artista Fernando Prats y en el que refleja la potente realidad de la geografía chilena testimoniando acontecimientos como el terremoto que azotó el país hace unos meses o la erupción del volcán Chaitén en 2009.

También hoy Cataluña y Baleares presentarán su instalación propia, en la que es la primera participación conjunta de ambos en el certamen veneciano, bajo el título "Mabel Palacín: 180º", en la sección de los "Eventi collaterali" ("Eventos paralelos").

Mañana será el turno de España, México y Uruguay, a los que el viernes se sumarán Argentina, Venezuela, Cuba y Brasil, como representación de un arte latinoamericano que hace que, en este ir y venir de artistas y expertos, se hable mucho español y portugués en Venecia.

La presencia latinoamericana se completará con la inauguración, también el viernes, del pabellón del ILA-Instituto Italolatinoamericano.