Público
Público

Desahuciados ocupan el banco malo

Un grupo de afectados por las hipotecas y activistas se encierran en la sede del Sareb en Madrid para pedir que atienda a tres familias que van a ser desahuciadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un grupo de activistas y afectados por las hipotecas se han presentado en las oficinas de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el conocido como banco malo, para reclamar que atienda a cuatro familias con procesos abiertos de desahucio de sus viviendas y para señalar que esta entidad 'engaña, estafa y se queda con nuestras casas'. Mientras un grupo formado por unas 20 personas han permanecido en el interior del hall del edificio de la avenida de la Castellana de Madrid, otros dos centenares de activistas se concentraban con pancartas en el exterior en señal de apoyo a los encerrados. Varias unidades de UIP, los antidisturbios, han rodeado el edificio y han entrado para pedir a los ocupantes que se marcharan. Pero se han negado y allí siguen, hasta que un portavoz del banco malo se comprometa a escuchar sus exigencias.

'Esta acción se enmarca en una campaña para decir que no nos van a parar', aseguraba una de las portavoces de la Asamblea de Vivienda de Madrid, el colectivo que ha preparado la protesta y en el que está integrada la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. 'Estamos aquí con tres familias afectadas por la Sareb y una de Bankia, que no sabe si es de la Sareb o no, porque se niegan a darle esta información', ha explicado desde el interior del hall ya rodeado por agentes de la Policía. 'Hemos venido con un escrito para negociar con ellos y tratar de obtener un compromiso de dación en pago y alquiler social. Ni siquiera nos quieren recibir', ha asegurado mientras el resto del grupo gritaba 'no nos moverán', 'que baje el que desahucia'.

Dentro del hall, uno de los portavoces de los activistas ha hablado por el teléfono de la recepción con un representante de la Sareb para pedirle una reunión en la que se traten los casos de estas personas afectadas. En lo que él mismo ha definido como 'un chantaje', el directivo de la entidad les ha dicho que si se marchaban en el momento se comprometía a entregar este lunes un escrito con un compromiso de una reunión. Pero hoy no había nada que tratar. Ante esta negativa los activistas han decidido permanecer dentro del edificio hasta el desalojo de la Policía.

Activistas contra los desahucios en las puertes del Sareb. L. G.

Al grupo de fuera se han unido también 13 personas, entre activistas, afectados y periodistas, que acababan de salir de los juzgados de Plaza de Castilla tras celebrarse un juicio por haber ocupado simbólicamente unas oficinas del BBVA el pasado 7 de noviembre en el barrio de Embajadores de Madrid. Todos han sido absueltos. También estaban acompañados de otros dos activistas contra los desahucios que habías acudido a Plaza de Castilla a la vista previa por haber ocupado también simbólicamente las oficinas de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo. 'Sabemos que tenemos la razón y además nos la está dando los jueces y la Unión Europea', sentenciaba la portavoz de la Asamblea de Vivienda.

13 personas imputadas por haber ocupado un BBVA, entre activistas y periodistas, han sido absueltas

El Sareb es una sociedad que se creó para que la banca rescatada trasfiriera las viviendas que se han adjudicado tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Esta 'sociedad de gestión de activos' está participada al menos en un 51% por capital privado, aunque el resto del capital proviene del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Las viviendas traspasadas por bancos a los que se ha inyectado capital público, ayudas de 40.000 millones de euros, han sido vendidas por 55.000 millones de euros avalados con deuda pública. Por eso, según explica el movimiento contra los desahucios en el panfleto que han arrojado en el hall, han 'ocupado el banco malo para exigir respuestas, ya que con la transferencia de las viviendas al Sareb, las anteriores promesas a las familias de poder permanecer en su vivienda pagando un alquiler social asequible ahora no son reconocidas y el Sareb ni escuha ni soluciona'.