Público
Público

Desarrollada una nueva terapia contra el vitíligo estable

Permite devolver el color a la piel afectada por el vitíligo sin dejar cicatriz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una novedosa terapia celular desarrollada por especialistas de la Clínica Universitaria de Navarra permite devolver el color a la piel afectada por el vitíligo sin dejar cicatriz, según anunció ayer este centro sanitario. El vitíligo es una dolencia autoinmune que destruye los melanocitos, las células encargadas de dar color a la piel.

El procedimiento, que ha sido publicado en la revista British Journal of Dermatology, consiste en trasplantar células epidérmicas de una zona pigmentada a la que carece de color -algo que ya se hacía hasta ahora-, pero utilizando un soporte de membrana amniótica. 'Se hace una biopsia al paciente para extraer las células necesarias, que se cultivan sobre una membrana para formar una capa que pueda implantarse en la zona dañada', explica el dermatólogo Pedro Redondo, director del equipo responsable del tratamiento.

Para que puedan injertarse las células, las manchas blancas deben tratarse primero con un láser que elimina la capa de piel en cuyo lugar se colocará la membrana. Después, la zona afectada se repigmenta, 'en dos meses como mucho' según Redondo, y tras someterse a un tratamiento con rayos UVA. Todo ello se hace sin recurrir a un injerto de piel (que dejaría cicatriz), que hasta ahora era el remedio estándar para los pacientes con vitíligo crónico estable, los únicos que pueden beneficiarse de esta técnica.

Los 10 pacientes tratados hasta ahora han conseguido una repigmentación de entre un 75% y un 100% de la zona afectada, con menor probabilidad de éxito en manos y pies, pero con 'gran eficacia' en la cara, añade.

El tratamiento cuesta más de 600 euros, aunque Redondo asegura que 'cualquier hospital equipado para el cultivo de células podría desarrollarlo en un plazo breve'. 'El problema es que, aunque el vitíligo afecta en torno a un 2% de la población, se considera un problema estético y no suele ser una prioridad para los centros sanitarios', concluye el experto.