Público
Público

Desarticulada una banda que realizaba robos violentos en Castellón y Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Agentes de la Policía Nacional de Castellón han desarticulado una banda organizada acusada de realizar robos con violencia y con fuerza en las provincias de Castellón y Valencia, así como de falsificar moneda, tráfico de drogas, lesiones, falsificación documental y tenencia ilícita de armas.

Según han explicado hoy fuentes de la Policía Nacional, en los últimos días han sido detenidos doce miembros de la banda, de nacionalidad rumana y árabe, que supuestamente habían perpetrado robos con violencia e intimidación y fuerza.

Las detenciones se han llevado a cabo por parte de funcionarios del grupo UDEV de la Comisaría Provincial de Castellón en colaboración con funcionarios de Policía de Cataluña y de la Policía Judicial en Lleida, Burriana, Castellón, Alcalá de Henares, Madrid y Brasil.

La investigación comenzó a mediados del mes de noviembre de 2008, a raíz del robo con violencia sufrido en un conocido club de alterne de la ciudad de Castellón, cuando la policía detectó la presencia de un grupo organizado, que "tenía funciones concretas y específicas".

Entre estas funciones, los detenidos vigilaban los objetivos de clubes de alterne, supermercados y domicilios con moradores en su interior, para más tarde ejecutar los robos y dar salida a los objetos robados, una función que correspondía a la madre del jefe de la banda.

Asimismo, la banda desarticulada también perpetraban otro tipo de delitos como robo o hurto de uso de vehículos a motor, tenencia ilícita de armas y lesiones, empleando "gran violencia en sus acciones".

Además, utilizaban armas de fuego y cuchillos de gran tamaño, provocando lesiones graves a sus víctimas, como demuestra la cuchillada de cuarenta centímetros que recibió en la espalda el portero de un club de alterne.

La Policía Nacional ha subrayado que una de las características de este grupo es su movilidad, ya que durante la investigación los implicados se desplazaron a Barcelona, Lleida, y Madrid y utilizaron para ocultarse pisos francos de otros compatriotas y familiares.

Tras las detenciones, los agentes de la Policía Nacional realizaron registros domiciliarios, en los que intervinieron dos armas de fuego, cuchillos, más de 100 gramos de hachís, una clonadora de tarjetas de crédito, tres portátiles y diverso material de programación para la realización de tarjetas falsas.

Además de documentaciones robadas, que supuestamente iban a utilizar para las falsificaciones, los agentes también encontraron teléfonos móviles y unos mil euros en efectivo.

Todos los detenidos, que tenían antecedentes por diversos hechos delictivos, han pasado a disposición judicial en los Juzgados de Instrucción de Guardia de Lleida, Castellón, Alcalá de Henares y Madrid, donde la mayoría ha ingresado ya en prisión.