Público
Público

Desbordante Stanley Clarke en una noche de flamenco y otros palos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

San Sebastián, 23 jul EFE.- Desbordante el bajista Stanley Clarke en la tercera jornada del Festival de San Sebastián, que ha tenido su noche flamenca con Dave Holland y Pepe Habichuela, y ha recibido al laboratorio sonoro del trompetista Wadada Leo Smith y al "indie" jazz de Portico Quartet.

Una intensa velada la de hoy con un cierre aún más intenso, encomendado a Stanley Clarke, que en esta nueva visita a San Sebastián ha llegado acompañado de una joven banda que se ha desenvuelto en el escenario de la Trinidad en oleadas de auténtico desfogue.

Ruslan Sirota a los teclados, Ronald Bruner Jr. en la batería y la japonesa Hiromi, trepidante al piano, han dado un fresquísimo contrapunto al músico veterano, que ha dejado el bajo eléctrico para un sólo tema y ha deleitado con su virtuosismo en el contrabajo.

Antes de recordar a Coltrane, que han dejado para su único bis, han empleado hora y media en cinco temas, con un ritmo frenético y creciente, aunque sin llegar al volcán eléctrico con el que Return to Forever, el grupo de Clarke y Chick Corea, celebró su reencuentro hace dos años en el Kursaal.

La pianista nipona, presentada como una de las últimas revelaciones del jazz, apenas podía mantenerse sentada, cada vez menos a medida que transcurría el concierto.

Paradigm Shift ha sido si acaso el tema más calmado, y excelente ha sonado "Black Narcisus", que Clarke oyó tocar hace años al saxofonista Joe Henderson.

Antes, también en la Trinidad, recital de calidez flamenca el que han regalado Dave Holland y Pepe Habichuela, el primero en su segunda visita al Heineken Jazzaldia y el segundo en su estreno en este Festival.

Nadie diría que para el contrabajista británico su incursión en el flamenco ha sido como escalar una montaña, como confesaba por la mañana. Esta noche ha dado a todos los palos -bolero, taranta, rumba, fandango- y no precisamente como un recién llegado.

Mucha conexión entre los dos maestros, que han presentado los temas de su álbum "Hands", editado este año, pero también complicidad manifiesta con Josemi Carmona, a la guitarra, y con los jóvenes percusionistas Bandolero y Juan Carmona.

Por la tarde, y en las antípodas de lo vivido ayer con Arturo Sandoval, Wadada Leo Smith ha presentado en el Victoria Eugenia una interesantísima propuesta de mucho más difícil digestión que la del cubano.

Este trompetista estadounidense se ha movido entre las expresiones "free" y la indagación contemporánea con el Golden Quartet, que integran unos estupendos Vijay Yyer (piano), John Lindberg (bajo) y Pheeroan akLaff (batería).

El inicio fue un heterogéneo encadenado de diferentes texturas que se alargó hasta los 45 minutos. Luego vinieron otros más cortos.

Hubo magníficos tiempos lentos con delicadas conversaciones entre instrumentos y un extraordinario monólogo del contrabajo.

Un sólo bis para completar hora y media de concierto tras un buen número de abandonos, que no tuvo ayer el trompetista Sandoval.

A las actuaciones de pago ha puesto fin Portico Quartet, que se presentaba en el Victoria Eugenia a medianoche y que ha ofrecido un concierto intimista, al que ese nuevo instrumento de percusión llamado "hang drum" ha dado un carácter muy especial.

Este joven grupo británico, que ha obtenido gran éxito en su país y en otras partes de Europa, construye sus temas de una manera meticulosa y concienzuda, que dan como resultado un sugerente tapiz sonoro.