Público
Público

Descartan que la explosión en una hidroeléctrica siberiana fuera un atentado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Comité de Investigaciones de la Fiscalía General de Rusia descartó hoy que un atentado terrorista causara la explosión ocurrida la víspera en la central hidroeléctrica Sayano-Shúshenskaya, que dejó al menos doce muertos y 64 desaparecidos, según los últimos datos oficiales.

"Los artificieros del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB) no hallaron rastros de explosivos en el lugar del accidente", dijo un portavoz del Comité de Investigaciones, citado por la agencia oficial Itar-Tass.

El ministro de ruso de Emergencia, Serguéi Shoigu, que dirige las operaciones de rescate en la planta, situada en el curso del Yeniséi, uno de los grandes ríos siberianos, ofreció hoy los datos actualizados de víctimas y desaparecidos.

"Tenemos denuncias sobre la desaparición de 62 personas", dijo Shoigu, citado por la agencia Interfax, al contestar la pregunta de un periodista acerca de la posibilidad de que los que figuran como desaparecidos se encuentren en sus casas.

Según el ministro, tres equipos de buzos participan en las labores de búsqueda.

El accidente, que se produjo pasadas las 00.00 GMT del lunes, es el más grave de la historia de la central Sayano-Shúshenskaya, la mayor hidroeléctrica de Rusia, con una potencia de 6.400 megavatios.

Tres de las diez unidades generadoras de la planta quedaron fuera de servicio.

La administración de la central declaró que no se observan "daños visibles en la presa", de 245 metros de altura, 1.066 metros de longitud y de 110 metros de grosor en su base.

Según el presidente interino del directorio de la compañía RusHydro, que opera las hidroeléctricas rusas, Vasili Zubakin, las reparaciones en la planta podrían tener una duración de "cuatro años o más".

Zubakin estimó que la avería en la Sayano-Shúshenskaya supondrá para RusHydro pérdidas mensuales por unos 1.500 millones de rublos al mes (más de 47 millones de dólares, o de 33 millones de euros).