Público
Público

Descubren que Caravaggio fue sepultado en la Toscana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los restos mortales del maestro del barroco italiano Michelangelo Merisi, conocido como "Caravaggio" (1571-1610), fueron sepultados en el antiguo cementerio de San Sebastián en la localidad de Porto Ercole, una pequeña y pintoresca ciudad toscana a la que fue a parar cuando se dirigía a Roma, pero la enfermedad y la muerte le impidieron llegar.

El anuncio lo hicieron hoy en Ravena (noreste), los responsables de una compleja investigación que ha desvelado uno de los grandes misterios que envolvían la turbulenta vida del genio del claroscuro, que se vio obligado en 1606 a huir de Roma al ser condenado a muerte por el asesinato de uno de los hermanos Tomassoni.

El profesor Silvano Vincenti, responsable de la investigación histórica, explicó a Efe que todos los indicios apuntan a que el pintor padecía neurosífilis, una forma de sífilis con efectos sobre la memoria y que puede provocar delirios, además de saturnismo, enfermedad que afectaba a muchos pintores de la época, debido a la asimilación de los pigmentos del plomo.

Dos enfermedades que debilitaron el organismo de Caravaggio quien en estas condiciones no pudo superar el verano de 1610 cuando se registraron las temperaturas más elevadas de los últimos treinta años de la época y murió, dijo Vincenti.

El pasado diciembre los investigadores, provenientes de cuatro universidades italianas, exhumaron de una fosa común del cementerio de Porto Ercole, adonde en 1956 habían sido trasladados parte de los restos del viejo camposanto de San Sebastián, los huesos de una veintena de personas, entre los que se creía que podían estar los del pintor.

Los diferentes análisis aplicados a los restos determinaron que una de las muestras extraídas presentaba características atribuibles al genio milanés.

Tras cerciorarse de que los huesos exhumados eran los que en el pasado fueron sepultados en el cementerio de San Sebastián, fueron sometidos a la prueba del carbono 14 que desveló que pertenecían a un individuo que vivió entre 1522 y 1647.

Otra serie de análisis evidenciaron que los restos óseos pertenecían a una persona de entre 173 y 176 centímetros de estatura y que había fallecido entre los 37 y los 43 años.

Estos resultados refuerzan la teoría de que los restos hallados en el cementerio pertenecen a Caravaggio, puesto que los testimonios que han llegado hasta nuestros días le describen como una persona de complexión grande y se estima que falleció en torno a los 39 años.

Posteriormente, se intentó verificar la identidad de los restos con una prueba de ADN, para lo que se tuvo que recurrir al análisis de la descendencia de la hermana del pintor Caterina Merisi, puesto que ni el pintor ni sus hermanos varones tuvieron hijos.

La pista de Caterina Merisi resultó no ser concluyente al extinguirse la línea de sucesión, por lo que los investigadores recurrieron al análisis del ADN de personas que en la actualidad se apellidan Merisi o su derivado Merisio.

Los análisis concluyeron que las personas estudiadas con este apellido comparten una misma condición genética, explicó el profesor Giorgio Grupponi, de la Universidad de Bolonia, quien señaló que los resultados no fueron concluyentes, por lo que será necesario continuar esta línea de investigación.

Sin embargo, y a pesar de los resultados de los análisis del ADN, los investigadores concluyeron que se puede afirmar, con un 85 por ciento de probabilidad, que los restos hallados en Porto Ercole se corresponden con las características del pintor.

Si a esto se suman los documentos y descripciones históricas de las que se dispone, según Vincenti, puede afirmarse que finalmente "han sido hallados los restos de Caravaggio", poniendo fin a una de las grandes incógnitas de la historia del arte, cuando se cumplen 400 años de la muerte del artista.

Un aniversario en el que Italia se ha volcado con numerosas manifestaciones artísticas y exposiciones en homenaje al pintor, entre ellas "Caravaggio", recién concluida en Roma, la ciudad en la que adquirió la fama, y en la que se reunieron 24 de sus lienzos más importantes.