Público
Público

Desestimada otra demanda en torno a la fusión de AOL-Time Warner

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La última de una oleada de cientos de demandas de accionistas sobre la fusión en 2001 entre AOL y Time Warner fue desestimada el lunes por una jueza de Nueva York, quien consideró que la demanda fue interpuesta demasiado tarde y que fracasó en su intento por vincular las pérdidas del inversor con las declaraciones hechas por la auditora de AOL, Ernst & Young.

La jueza de Distrito de Estados Unidos, Colleen MacMahon, admitió la petición de Ernst & Young para desestimar la denuncia contra esta compañía interpuesta en 2003 por el investigador privado y antiguo accionista de AOL, Dominic Amorosa.

Amorosa presentó su caso después de que expirara el tiempo límite para casos de fraude de inversión, y falló en su intento de ''vincular manifestaciones específicas hechas por la auditora'' con las pérdidas en el mercado, escribió la magistrada.

Amorosa había presentado una demanda inicialmente contra AOL; Time Warner, la compañía asociada; el socio europeo de AOL, Bertelsmann AG; y 11 ejecutivos, además de Ernst & Young. Las otras partes demandadas ya vieron desestimado su caso en procesos anteriores.

El juzgado también anunció que estaba planteándose sanciones contra el abogado de Amorosa, Christopher Gray, por 'trampas' procesales en el caso. Ni Gray ni Ernst & Young pudieron dirigirse el lunes a los medios para hacer comentarios.

Amorosa acusó a Ernst & Young de aprobar declaraciones financieras falsas y engañosas que fueron incorporadas al registro de fusión, y de encubrimiento de métodos inapropiados de AOL para reservas online e ingresos.

Esas prácticas de ingresos se convirtieron en el foco de las investigaciones de la Comisión del Mercado de Valores y de Seguridad de Estados Unidos y del Departamento de Justicia del país, y más tarde AOL recapituló algunos resultados financieros de 2000 a través de 2002.

Las recapitulaciones llevaron a cientos de acciones judiciales de los inversores, de las cuales 200 fueron definidas como acciones populares en la corte federal de Nueva York. Todas han sido resueltas o desestimadas.

Ernst & Young sostuvo que Amorosa -quien declinó una acción popular para presentar su propio litigio- era un ''litigante vejatorio persiguiendo demandas claramente frívolas'', escribió la jueza.

Dijo que consideraría las sanciones en un procedimiento separado.