Público
Público

Un desfile de sensuales "vírgenes" enciende la polémica en Chile

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un desfile de modelos con ajustados diseños inspirados en representaciones de la Virgen María ha causado polémica en Chile, con críticas de la Iglesia Católica y un frustrado intento por frenarlo en los tribunales.

La idea del diseñador chileno Ricardo Oyarzún de celebrar el jueves su trayectoria poniendo en una pasarela a sensuales modelos con velos, coronas, aureolas y rosarios, entre escotes, faldones y corsés, no ha gustado a algunos en un país mayoritariamente católico pero que intenta sacudir su imagen de conservador.

Un grupo de detractores intentó detener el desfile infructuosamente mediante un recurso ante la Justicia, mientras la Conferencia Episcopal de Chile calificó el evento, denominado "Vírgenes Fashion Show", como una "falta de respeto a la veneración que millones de chilenos profesan" a la Virgen María.

Antes del desfile, algunos medios locales mostraron como adelanto imágenes de voluptuosas mujeres luciendo vestidos que evocan a los tradicionales atuendos de la Virgen.

"Miramos con especial dolor y deploramos aquellos actos que buscan rebajar las manifestaciones de amor sincero a la Virgen María, que terminan revirtiendo contra la misma dignidad de la mujer al presentarla como objeto de consumo", dijo un comunicado de la Conferencia Episcopal.

AMENAZAS A DISEÑADOR

El obispo auxiliar de Santiago y secretario general del Episcopado, Cristián Contreras, precisó sin embargo que el pronunciamiento de la institución no es una condena, ni censura al polémico evento.

Un grupo de fieles católicos intentó detener el desfile a través de un recurso de protección que no prosperó.

"Entiendo, respeto y valido todas las formas de expresarse de todos los sectores. Todos tenemos derecho a decir lo que pensamos. Si ellos están en contra, yo entiendo, pero también pido que se me deje expresarme", dijo a Reuters el diseñador Oyarzún.

"Diseñé vestuarios que no son de vírgenes, sino que están inspirados en ellas. No es un desfile literalmente de vírgenes, no es que esté la Virgen María desfilando", agregó.

Oyarzún afirmó que está sorprendido por la polémica que ha causado su iniciativa y se mostró preocupado por las amenazas que ha recibido, pero aseguró que seguirá adelante con su desfile.

"He recibido llamados telefónics, vinieron a ponerme excremento en la puerta y también he recibido amenazas directas. Me dijeron que si yo hacía mi desfile la iba a pasar muy mal", dijo el diseñador.

"Nunca se sabe como reaccionan los fanáticos. Nunca pensé que se iba a transformar en un escándalo nacional", añadió.