Público
Público

Desinhibidos, eufóricos, resistentes, relajados y "normales"

Los jóvenes españoles conocen el riesgo de las drogas pero las consumen por sus "beneficios sociales", según la FAD

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los jóvenes españoles sí 'tienen una alta percepción' del riesgo que suponen las drogas pero optan por consumirlas por los 'beneficios sociales' que esperan obtener tras su ingesta. Del alcohol obtienen desinhibición; de la cocaína, euforia; de las pastillas, más aguante físico y del cannabis, relajación. Así lo afirman las conclusiones del documento 'La visión de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción' (FAD).

No sentirse 'raros' supone una de las principales motivaciones que los jóvenes mantienen para consumir, tal y como informa el mismo comunicado de la FAD.

Sin embargo, no es el grupo de iguales el que presiona para consumir, sino el convencimiento de que 'para ser joven hay que consumir drogas', señala el estudio. De hecho, sienten, en su mayoría, que consumir en determinadas franjas de edad -adolescencia y primera juventud- es 'normal y hasta necesario', según la misma fuente.

En este sentido, el 41% de los jóvenes consideran el riesgo algo 'inherente a su edad', algo que deben afrontar y cuya superación es 'positiva', apuntó. El 23,6% se muestra básicamente de acuerdo en convivir con los riesgos -de todo tipo, no sólo los derivados de los consumos de drogas- es algo necesario a su edad, pero se muestran partidarios de la reflexión y la cautela.

Sólo el 29% de los jóvenes españoles es claramente opuesto a asumir riesgos y se muestran prudentes e, incluso, retraídos, según la encuesta.

En cuanto al riesgo específico del consumo de drogas, para los jóvenes españoles de 15 a 24 años, el único riesgo a corto plazo que consideran es la muerte (accidentes de tráfico, posibles sobredosis, etc.) pero, aún siendo conscientes, consideran que es una posibilidad remota y asociada sólo a consumos 'muy determinaos', como el consumo de pastillas.

En cuanto al riesgo a largo plazo, consideran que 'nunca lo sufrirán' ya que ese tipo de daños - enfermedades por consumo prolonado- sólo se producen 'si existe hábito o adicción' y consideran sus consumos 'experimentales',explica el estudio. Algo así como el síndrome de 'yo esto lo dejo cuando quiera'.

No obstante, al ser preguntados individualmente, los jóvenes se muestran conocedores de los riesgos  y proclives a no consumir. El 89% opina que 'no compensa nada o muy poco' el consumo de pastillas, el 87,1 por ciento opina lo mismo de la cocaína, el 70,8 del cannabis, el 56,9 por ciento del alcohol y el 57,1 por ciento del tabaco.

Sin embargo, la investigación pone de manifiesto que los jóvenes, a pesar de ser conocedores de los riesgos, cuando se encuentran en grupo 'manifiestan otras motivaciones para consumir que influyen tanto o más que la percepción del riesgo', concluyeron los expertos.

'Fundamentalmente se trata de la necesidad de sentirse integrados, de sentir que realizan un comportamiento que ven normal a su edad', explicaron.

Por este motivo, desde la FAD insistieron en que 'las estrategias preventivas dirigidas exclusivamente a elevar la percepción del riesgo del consumo de drogas no son suficientes ya que en su decisión de consumir o no, los jóvenes ponderan tanto los riesgos como los supuestos beneficios teóricamente asociados al consumo'.