Público
Público

Desmienten que resfrío y virus gástrico causen parálisis cerebro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Linda Thrasybule

A pesar de la preocupación deque una infección durante el embarazo pueda aumentar el riesgodel bebé de desarrollar parálisis cerebral, un equipo no pudodemostrar que el resfrío común y la gastroenteritis estomacalestén asociados con ese defecto congénito.

Otras infecciones más graves, además de factores comoabortos previos o antecedentes familiares de parálisiscerebral, estuvieron asociadas con un aumento del riesgo en losbebés, según comentó el doctor Michael E. O'Callaghan, de laUniversity of Adelaide, en Australia, y coautor del estudio.

"Hay un aumento del riesgo, pero sigue siendo bajo",añadió.

Las infecciones maternas graves en la segunda mitad delembarazo estuvieron especialmente asociadas con un aumento delriesgo en los bebés de nacer prematuramente, sufrirlimitaciones del crecimiento en el útero y ser gemelo o partede un embarazo múltiple.

Cada año, 10.000 bebés estadounidenses desarrollanparálisis cerebral, según los Centros para el Control y laPrevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés).

La parálisis cerebral es un conjunto de trastornos delcerebro en desarrollo que alteran el movimiento corporal, lapostura y el equilibrio. Aparece durante el desarrollo fetal oinmediatamente después del nacimiento. Se desconocen lascausas.

En la revista Obstetrics and Gynecology, el equipo deO'Callaghan publica los resultados de un estudio sobre 587pacientes con parálisis cerebral y 1.154 personas sin eltrastorno.

Las infecciones maternas, como la varicela y elcitomegalovirus, una infección que produce síntomas graves enlos recién nacidos, estuvieron significativamente asociadas conla parálisis cerebral, en especial si aparecían en la segundamitad del embarazo.

Esos tipos de infecciones afectaron en el embarazo a lasmadres del 41 por ciento de los participantes con parálisiscerebral, comparado con el 31 por ciento de los casos del grupode control.

Al considerar las infecciones del tracto respiratoriosuperior y gastrointestinales de las madres, el equipo no hallódiferencias significativas entre las personas con y sinparálisis cerebral.

Las infecciones respiratorias, por ejemplo, afectaron a lasmadres del 9,5 por ciento del grupo con la enfermedad y a lasmadres del 8,5 por ciento de la cohorte de control.

"El estudio no revela una gran cantidad de informaciónnueva, pero partió de una muestra grande, que luego se redujo auna muestra pequeña", dijo el doctor Bruce Young, profesor deobstetricia y ginecología del Centro Médico Langone de la NYU yque no participó del estudio.

Además, el estudio partió de registros y cuestionarios alas madres, que para Young podrían haber sesgado losresultados. "A veces, la gente no recuerda", dijo.

El artículo proporciona más evidencia de que el partoprematuro, el bajo peso al nacer, los antecedentes familiares ylas infecciones son riesgos comunes asociados con la parálisiscerebral.

El tiempo también tuvo un papel importante en el impacto delas infecciones más graves.

En el embarazo avanzado, la fiebre materna, las infeccionescon el virus de la varicela o con bacterias como elestafilococo o el estreptococo y las heridas o las infeccionesurinarias aumentaron entre cuatro y cinco veces el riesgo deque los bebés desarrollaran parálisis cerebral.

"Si una embarazada sospecha que tiene una infección enalgún momento del embarazo, debería consultar rápido al médico.Si tiene fiebre, hay que bajarla para protegerla a ella y albebé", dijo Young.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, septiembre del 2011