Público
Público

El desnudo español provoca cinco suspensos

Del total de 90 bancos europeaos a examen hay ocho que no han pasado la prueba pero España puso bajo la lupa al 95% de su sistema financiero. El Gobierno ha destacado hoy que el resultado es "excelente"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuatro cajas (Unnim, CAM, CatalunyaCaixa y Caja3) y un banco (Pastor) español, dos griegos, uno austriaco y Helaba, el banco alemán que se retiró el jueves de las pruebas al no estar conforme con su baja nota, son las nueve entidades financieras europeas que han suspendido los test de estrés coordinados por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, en inglés). Ninguna de ellas sería capaz de superar el severo escenario de recesión macroeconómico proyectado en estas pruebas al no poder mantener, al menos, un 5% del capital de mayor calidad (Tier1) en sus balances durante los dos próximos años.

Las entidades españolas, al igual que las otras cuatro europeas, no tendrán que captar un extra de capital. El afloramiento en los balances españoles de las huchas anticrisis (provisiones genéricas, subestándar y bonos convertibles en acciones), junto a las ayudas públicas del FROB, en el caso de las cuatro cajas, cubren la necesidad de 1.654 millones de euros descubierta por esta prueba de solvencia europea.

Dos bancos griegos, uno austriaco y otro alemán tampoco pasan el examenLa CAM es la entidad que, según los test, necesitaría más capital (947 millones). Le sigue el Banco Pastor, que requeriría 317 millones; Caja3 (Unión de CAI, Caja Círculo y Caja Badajoz), que tiene un déficit de 140 millones; Unnim, que requeriría de 85 millones; y CatalunyaCaixa con 75 millones. Durante la tarde, las entidades suspensas se lanzaron a argumentar sus aprobados. CatalunyaCaixa, por ejemplo, aseguró que supera por 650 millones el mínimo de capital si se tienen en cuenta sus provisiones genéricas y la venta de su participación en Repsol. 'Con lo que tienen nuestros balances en la actualidad hemos aprobado. Con eso nos quedamos', explicaban en Unnim.

De hecho, el Banco de España levantó este estandarte. 'Con el capital que solicitamos a las entidades, a través del real decreto de febrero, se ha demostrado que es suficiente para que estas cinco entidades no tengan que meter más capital tras los test de estrés', explicaba ayer Miguel Ángel Fernández Ordóñez. El gobernador del Banco de España se mostraba especialmente satisfecho por las notas. 'Hoy -por ayer- estamos casi celebrando el test de estrés porque demuestra que las entidades españolas están en un nivel muy razonable de solvencia', añadió. Durante todo su discurso de presentación de los resultados, el supervisor quiso priorizar las calificaciones nacionales, en las que todo el sector financiero español está por encima del 5% Tier1, frente al cálculo a pelo que ha tenido en cuenta la EBA.

España expone al 90% de su sector, frente al 50% de Alemania o Francia'Todo ello es gracias a las provisiones genéricas que se han demostrado fundamentales durante estos tres años de crisis', explicaba el supervisor. Un instrumento financiero que la propia EBA elogió en la tarde de ayer. 'Me gustan bastante', aseguró Andrea Enria, presidente de la EBA, informa Daniel Basteiro. 'Me gustaría mucho tener provisiones dinámicas en la legislación comunitaria en el futuro, pero ahora no las tenemos y necesitamos encontrar la manera de abordar esta cuestión de forma coherente en los diferentes países', reconoció Enria.

Ordóñez, por su parte, admitió que la salida de las genéricas y las convertibles de la primera nota ha generado 'alguna discrepancia' con la autoridad europea. 'He leído algunas críticas por este hecho. Quizás este test no será el perfecto, pero hay que valorar que la EBA haya querido homogeneizar la prueba y eso supone un esfuerzo complicado', insistía Ordóñez.

En la prueba de la EBA han participado 90 entidades europeas, 25 de ellas españolas. Como sucedió el pasado año, España ha expuesto al 90% de su sistema financiero, mientras que el resto de países, como Alemania o Francia, apenas han presentado al examen al 50%. 'Si nosotros hubiéramos hecho lo mismo -reflexionaba el supervisor-, sólo habríamos presentado cuatro entidades y tendríamos un aprobado general'. Santander, BBVA, CaixaBank y Bankia, que concentran el 50% de los activos totales del sector financiero español, hubieran sido los representantes escogidos por el Banco de España para cumplir con ese cupo mínimo que exige la EBA.

La banca nacional logra un aprobado general con la hucha antimorosidad'Nosotros hemos querido exponer a la mayoría de nuestro sistema para demostrar que no tenemos nada que ocultar', sentenciaba Ordóñez. Esa misma idea defendió Elena Salgado, apenas unos minutos después. 'A España le beneficia la transparencia', espetó la titular de Economía, informa Rubén Escudero, en una comparecencia en la que reiteró el 'excelente' resultado del sector español en unas pruebas 'especialmente duras' para los bancos y cajas nacionales.

Este ejercicio de transparencia del que presumieron tanto Ordóñez como Salgado repercutió, el pasado año, en un descenso del diferencial de la prima de riesgo española. Este año, como reconocía el propio supervisor, apenas servirá. 'Los test no van a variar el comportamiento de la prima de riesgo', subrayó. 'Su elevado nivel -continuó- refleja la incapacidad de Europa para dar solución a Grecia, que apenas representa el 2% de la economía europea'.

'Nuestras entidades no tendrán que capitalizarse más', asegura OrdóñezPrecisamente, la crisis económica griega se ha reflejado en los resultados de los test de estrés. La entidad helena ATEBank, con un -0,8% de Tier1, es el peor banco de todos los examinados. Tras la prueba, sus necesidades de capital se elevan hasta los 713 millones de euros. En el otro extremo de la tabla aparece Banca March que, por segundo año consecutivo, se convierte en la entidad más solvente de Europa, aunque entre las que componen el Eurostoxx, el índice bursátil de las mayores empresas europeas, ese liderazgo corresponde a BBVA.

La entidad mallorquina es la única española que aparece entre las diez mejores europeas. La media del sector español es un 7,4% de capital de mayor calidad.

Junto a las nueve entidades europeas suspensas, otras 18 quedarán bajo la supervisión de la EBA al contar con un Tier1 que no supera el 6% en un escenario estresado. Ocho de esas entidades son españolas. 'Sin embargo, la exposición prácticamente ridícula del sector español a la deuda de Grecia, Portugal e Irlanda les libra de esta vigilancia de la EBA', explicaba Ordóñez.