Público
Público

Despedida por escribir sobre sus experiencias sexuales en un bufete

La neoyorquina Deirdre Clark publicó una novela en internet en la que revela sus escarceos en un despacho de Moscú

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La neoyorquina Deirdre Clark ha sido despedida de la firma legal británica en la que trabajaba tras publicar una novela en internet en la que revela actividades sexuales en su bufete moscovita. Clark, de 45 años, escribió su novela mientras trabajaba en la capital rusa, adonde había sido enviada por la firma Allen & Overy.

Su publicación en la red fue un éxito total, pues atrajo a 800.000 interesados en cuestión de días, informa hoy el diario The Daily Telegraph. La firma legal reconoció que la acción de la novela se basaba en experiencias reales de la autora en aquella oficina, pero despidió a Clark acusándola de 'comportamiento indebido'.

Clark contraatacó, sin embargo, y presentó ayer, lunes, una demanda por 3,5 millones de libras (4,1 millones de euros) contra la empresa, por discriminación sexual y despido improcedente. La autora acusa a sus ex empleadores de 'sensacionalismo' por el modo en que han reaccionado a la publicación de su novela, en la que habla de cansancio del sexo y sugiere que la violencia doméstica es aceptable 'siempre que el agresor sea ruso'.

Clark, que ha publicado su novela, titulada Expat, bajo el seudónimo de Deirdre Dare, describe Moscú como un lugar en el que 'todo es posible', desde conducir borracho hasta tener relaciones sexuales con cualquiera, 'incluido el tipo con quien se está teniendo una entrevista para un empleo'.

El abogado de la firma legal, Thomas Linden, dijo al tribunal que Clark había volcado en el portal fotografías en la que aparecía ella misma con poca ropa y en insinuantes poses eróticas, y señaló que los nombres de algunos de los personajes de la novela coincidían con los de empleados del bufete moscovita. Clark afirma que la despidieron porque su ex jefe, Tony Humphrey, estaba 'obsesionado sexualmente con ella', algo que él, sin embargo, niega.