Público
Público

Un destacado ex legionario de Cristo pide a la Legión que "abjure" de Marcial Maciel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El sacerdote Thomas Berg, uno de los Legionarios de Cristo más destacados de EEUU, ha pedido a esa congregación que haga una reforma interna y que "abjure" del fundador, Marcial Maciel, investigado por abusos sexuales contra seminaristas y del que recientemente se supo que tuvo una hija con una amante.

"Espero que la Legión abjure lo más pronto posible del padre Maciel y acelere el distanciarse de él", afirmó Berg en una entrevista que publica hoy el semanario italiano Espresso en su página web sobre la Iglesia, que dirige Sandro Magister.

Berg, que abandonó la Legión de Cristo el pasado mes de abril tras 23 años de pertenencia, agregó que todos los retratos de Maciel (fallecido en 2008, a los 87 años) que siguen colgados en las casas de los Legionarios "deben ser removidos" y se "deben dejar de citar sus escritos en público".

Asimismo les pidió que abandonen la costumbre de llamar al mexicano Maciel "nuestro padre", como sigue siendo norma entre los legionarios.

Cuando faltan dos días para que comience la inspección ordenada por Benedicto XVI sobre la Legión de Cristo, que realizarán cinco obispos, entre ellos Ricardo Watty, de México; Ricardo Blázquez Pérez, de España y Ricardo Ezzati Andrello, de Chile, Berg les sugirió a que "animen" a los legionarios para que hagan una "honesta y objetiva autocrítica".

Según Berg, las manifestaciones de la Legión "porque la Santa Sede le pide cambiar" esconde su incapacidad para una saludable autocrítica.

"Ya ha acabado el tiempo de seguir como siempre (como si nada hubiera pasado), sin embargo esa es la impresión que se tiene de los Legionarios en estos últimos meses", señaló el ex miembro.

Según Berg, alguien debe decir a los legionarios que no es tarea de la Santa Sede reformar la Legión, "que será reformada a fondo sólo cuando se reforme a sí misma desde dentro".

El ex legionario abandonó la orden tras un periodo de reflexión de tres años, que coincidió con el castigo del Papa a Maciel y el escándalo de la hija tenida con una amante.

Berg dijo que entre las cosas que deben cambiar están las normas que exigen a sus miembros "referir", "informar", "comunicar a" y "depender de", que constituyen -dijo- un sistema de control "altamente sospechoso".

El sacerdote afirmó que los seminaristas de la Legión "están entrenados a detener la razón ante la obediencia" y consideró "desconcertante" que mientras el Vaticano prepara la inspección la Legión sigue buscando vocaciones con el estilo de siempre.

Según Berg, sería un gesto de "honestidad" parar todo hasta que acabe la inspección y se haya puesto orden en esa casa.

Berg no descartó que sigan saliendo nuevas víctimas de abusos sexuales por parte de Maciel y abogó para que los superiores ofrezcan toda la información que tengan a los cinco obispos "visitadores", como se conoce en la Iglesia a las inspecciones.

La inspección a la Legión se anunció el pasado mes de marzo, menos de dos meses después de que los Legionarios de Cristo confirmaran que Maciel tuvo una amante con la que concibió una hija, y después de que en 2006 Benedicto XVI le castigara por cometer abusos sexuales durante décadas a seminaristas.

Los "visitadores" desarrollarán su labor en diferentes países. El obispo mexicano Watty Urquidi se encargará de inspeccionar los centros de México y Centroamérica; Ricardo Blázquez Pérez de los de Europa, con la excepción de Italia; Ezzati Andrello de los de Suramérica; el estadounidense Charles Joseph Chaput se encargará de los de EEUU y Canadá y el italiano Giuseppe Versaldi de los de Italia, Israel, Corea y Filipinas.

Todos entregarán un informe a la Santa Sede, que impondrá las oportunas disposiciones para la congregación.

La Legión de Cristo fue fundada en México en 1941 por Marcial Maciel. Actualmente la integran 800 sacerdotes y 2.600 seminaristas y está establecida en 18 países.También cuenta con 70.000 miembros de la Asociación Regnum Christi (los legionarios laicos).