Público
Público

El destripador de circuitos

Los simuladores permiten conocer al milímetro cada trazado del Mundial  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Parece una máquina de videojuegos a tamaño real, pero es un simulador, sofisticado y útil instrumento con el que cuentan casi todas las escuderías de F1. Y las que no lo tienen, lo están construyendo. La restricción de entrenamientos privados impuesta por la FIA convierte al simulador en pieza vital para el desarrollo de coches y pilotos novatos. Estos son quienes más los utilizan, pero en los últimos días han tenido que ceder el asiento a las estrellas del circo. El domingo se disputa la última prueba del Mundial 2009 en Abu Dhabi, un nuevo circuito. Los bólidos recorrerán hoy por vez primera su trazado, pero muchos pilotos ya han dado varias vueltas virtuales al mismo.

Uno de los pocos simuladores privados existentes se ubica en la ciudad italiana de Módena, muy cerca del circuito de Monza y de la casa Ferrari. Es una máquina espectacular en la que se han entrenado Sutil, Fisichella o Massa, así como numerosos pilotos de categorías inferiores. Al frente de la empresa que lo gestiona se halla el ingeniero surafricano Anton Stipinovich, un especialista en electrónica que supo hacer ganar a los bólidos de McLaren a finales de los noventa. El simulador consta de un chasis auténtico con volante, pedales e instrumentos reales. Posee una pantalla panorámica, en la cual se proyecta la imagen virtual de los circuitos de todo el mundo al detalle. No sólo se puede circular por ellos con la configuración propia de un F1, sino también a bordo de virtuales GP2 o Fórmula 3.

Los pilotos corren hoy por primera vez en el trazado de Abu Dhabi

Sentado en su interior, los cinturones de seguridad se estiran en las frenadas, dando sensación de vértigo. Cada bache es reproducido de forma perfecta y la sensaciones son sorprendentes. Tanto que, cuando se cometen errores, uno tiene la sensación real de golpear contra las defensas. Su mayor utilidad es que permite conocer, y memorizar, al milímetro cada trazado. 'Una persona normal es capaz de conducir muy rápido en un simulador, pero eso no significa que después pueda hacer lo mismo en un coche de verdad', advierte Stipinovich.

Una jornada de pruebas en el simulador de Módena cuesta alrededor de 5.000 euros, un precio elevado, pero mucho más barato que los gastos de desplazamiento hasta un circuito, alquiler de pista, combustible, piezas o los más que probables daños por colisiones reales. Y, por supuesto, desaparecen los riesgos personales.

'Llego a una pista nueva, pero ya la conozco', reconoce Nico Rosberg

A la vanguardia de los simuladores de la F1 está McLaren. Desde hace cinco años ha invertido miles de euros en el proyecto, y en él se sientan muchas horas todos sus pilotos, especialmente Hamilton. El británico desgastó el asiento antes de aterri-zar, en 2007, en la élite. Construido en la zona más secreta de las instalaciones de Woking, sede central del equipo en Inglaterra, del simulador de McLaren han trascendido datos de ciencia ficción. Se dice que es el único capaz de reproducir fuerzas G y el primero en que se experimentó con 3D. El habitáculo del coche se desliza sobre una plataforma de casi 20 metros de forma permanente, dando una tremenda sensación de velocidad y fuerzas. Junto al aparato se mueve la enorme pantalla, y para que las sensaciones sean aún más reales, el usuario utiliza un casco sobre el que se ejercen presiones laterales. RedBull y otros equipos de renombre trabajan en instalaciones similares a la de McLaren, mientras que Ferrari parece haberse despertado tarde en esta carrera tecnológica. En Maranello se está construyendo un impresionante edificio de varias plantas, el cual será destinado a albergar un simulador de gran precisión, que deberá ayudar a Alonso, Massa y Fisichella a mejorar los monoplazas rojos del futuro.

Una jornada de pruebas en un simulador cuesta unos 5.000 euros

'El simulador que tenemos en Williams ha sido de gran ayuda para preparar la carrera de Abu Dhabi ha reconocido Nico Rosberg. Estoy muy contento de haberlo tenido a mi disposición en estos últimos días. Hay cosas como determinados arcenes o baches que aún no se han podido reproducir con fidelidad, pero las frenadas y las zonas de subviraje y sobreviraje son muy similares a las reales. Llego a una pista nueva, pero ya la conozco'. Curiosamente, ayer mismo el alemán confirmó que en 2010 cambiará de escudería, aunque no desveló su nuevo destino.