Público
Público

Desvelan por qué un topo calvo es inmune al cáncer

Sus células tienen un mecanismo temprano que evita la aparición de tumores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La rata topo lampiña no tiene pelo y apenas ve, pero a cambio vive más que cualquier otro roedor y no padece cáncer. Hasta ahora nadie sabía por qué, pero un estudio publicado ayer en PNAS aclara parte del enigma.

Este pequeño roedor, que vive en el subsuelo de Kenia, Etiopía y otros países africanos, goza de unas células equipadas con un doble freno al crecimiento que parece evitar el agolpamiento típico de los tumores. Los ratones de laboratorio y los humanos sólo tienen uno de esos frenos. En comparación, son menos longevos y más propensos al cáncer.

El Heterocephalus glaber, también conocido como ratopín rasurado, es el único mamífero cuya organización social es comparable a la de hormigas y abejas. La especie tiene una reina de mayor tamaño que el resto, dos o tres machos que se aparean con ella y decenas de obreros estériles que cavan los túneles con sus largos incisivos. Pueden vivir hasta 28 años 7 veces más que un ratón pero no conocen el cáncer, una enfermedad ligada a la edad.

Según el estudio, se debe a que sus células están equipadas con un sistema de 'inhibición por contacto temprano'. Se trata de una especie de sensor en la membrana celular que las instruye para que dejen de multiplicarse cuando sienten el contacto de otra célula vecina. Además, comparte con el hombre y el ratón otro sistema estándar de inhibición por contacto que ayuda a las tres especies a detener el crecimiento en un momento más tardío, cuando las células están más abigarradas. Este sistema se anula en las células cancerígenas, que se multiplican sin freno y causan tumores.

Los investigadores descubrieron que la inhibición temprana del ratopín hace que sus células se repliquen tres veces menos que las de un ratón, un animal muy propenso al cáncer. Señalan que este sistema le aporta una extraordinaria protección que podría llevar hacia nuevas terapias si se consigue imitar en humanos.