Público
Público

Detenida una banda de falsificadores búlgaros muy violentos que clonaban tarjetas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Madrid a una banda de peligrosos falsificadores de moneda de nacionalidad búlgara, especializados también en robos con fuerza, estafas y clonación de tarjetas, que ejecutaban para ellos un "ejército pretoriano" de individuos corpulentos y muy violentos.

Así lo ha informado hoy la Jefatura Nacional de Policía, que ha confirmado el paso a disposición judicial de los detenidos Ivaylo V., de 38 años y jefe de la banda; Marin G., de 46; Deylan G., de 35, y Vasil P., de 23, todos ellos búlgaros, que formaban parte asimismo de una organización internacional que operaba también en Italia.

En la misma operación, los agentes se incautaron de varios ordenadores, 2.500 tarjetas dispuestas para ser activadas con datos nuevos, varios documentos de identidad falsos y 19.000 euros en metálico.

Se estima que los cuatro detenidos, a los que se les imputan no menos de 120 hechos delictivos, comenzaron sus operaciones en 2006.

Uno de los detenidos, pertenecía además a una asociación de ex militares búlgaros y, al parecer, realizaba periódicas transferencias de dinero a un general de esa misma asociación, lo que ha dado pie para abrir una investigación sobre si la organización se financiaba con fondos ilícitos.

La operación para detener a esta banda de delincuentes comenzó con otras detenciones, el pasado mes de octubre, cuando la policía detectó a cuatro ciudadanos búlgaros que se dedicaban a clonar tarjetas en el momento en el que retiraban de un cajero los dispositivos para hacer las copias.

Tras analizar la distinta información obtenida entonces, los agentes del Grupo XX de la UDYCO (Unidades de Droga y Crimen Organizado) de Madrid consiguieron seguir el rastro de otra célula.

Así, averiguaron que los entonces detenidos eran el grupo encargado de obtener información de los cajeros mediante los dispositivos de clonación y de volcar los datos en otras tarjetas vírgenes, o "blancas", para poder accionar con ellas.

Pero los encargados de realizar estas operaciones eran "todo un ejército pretoriano de individuos, de gran corpulencia", que el jefe de la banda ahora detenido, Ivaylo V., reclutaba entre porteros de discoteca, ex militares y ex boxeadores profesionales, "muy violentos y peligrosos".

Las investigaciones concluyeron que el líder de la banda pensaba abandonar España en poco tiempo, por lo que los agentes decidieron adelantar los arrestos.

Finalmente, las detenciones se llevaron a cabo el pasado día 9 de diciembre tras el registro simultáneo de dos pisos situados en los distritos de San Blas y Latina y otro en el municipio de Leganés.