Público
Público

Detenidas 21 personas y clausuradas 2 chatarrerías por compra de cobre robado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Foral ha detenido a 21 personas y ha clausurado, con mandamiento judicial, dos chatarrerías en Aizoáin y Huarte, por su presunta implicación en una red de robo de cobre y otros materiales, valorados en cerca de 100.000 euros, y su posterior comercialización y blanqueo en la Comunidad Foral.

De entre los detenidos en la operación "Brillo", en su mayoría de Navarra y con edades comprendidas entre los 18 y los 48 años, ocho eran los responsables de las chatarrerías "Recuperaciones Metálicas Aizoáin", situada en Berrioplano, y "Metales Areta", de Huarte.

Los otros trece están acusados de la comisión de diferentes robos en la cuenca de Pamplona, Aoiz, Cárcar, Mélida y Tiebas.

En cuanto al valor económico de la operación, únicamente en las dos chatarrerías clausuradas se han recuperado 32.00 euros en metálico y más de 25.000 kilos de cobre y 300 de titanio, cuyo valor en el mercado se acerca a los 100.000 euros.

El director general de Interior, Juan Ramón Rábade, ha señalado en conferencia de prensa la "importancia cualitativa" de esta operación, porque el cobre es el elemento conductor utilizado para las derivaciones de tierra de las instalaciones industriales o de alumbrado, por lo que al eliminarlo se reducen las condiciones de protección de los trabajadores y ciudadanos que habitan en la zona.

Rábade ha destacado cómo este tipo de delitos preocupan a los ciudadanos por el riesgo que originan, por lo que una operación como ésta permite "devolver o restituir un cierto grado de tranquilidad y de seguridad" en la ciudadanía.

Por su parte, el jefe de la Policía Foral, Alfonso Fernández, ha destacado que la investigación de este tipo de delito constituye un objetivo de la Policía Foral para el presente año, a raíz de las 515 denuncias de este tipo que se produjeron en 2007, saldadas con 82 detenciones.

En 2008, en lo que va de año, ya ha habido 178 denuncias y han sido imputadas 64 personas por este tipo de delitos.

El responsable de la Brigada de Delitos contra el Patrimonio de la Policía Foral, José Ros, ha hecho hincapié en las dificultades que entraña la investigación de este tipo de delitos, ya que es "muy difícil" reconocer el material sustraído, que inmediatamente después de ser robado es partido o fundido.