Público
Público

Detenidas 77 personas acusadas de estafar al INEM

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Nacional ha detenido a 77 personas a las que acusa de estafar más de 365.000 euros al INEM, dentro de una operación que ya había producido un centenar de arrestos en 2008, según un comunicado policial emitido el miércoles.

Los detenidos están acusados de falsedad documental y estafa al Servicio Público de Empleo, al que habrían defraudado al cobrar prestaciones y/o subsidios de desempleo de forma irregular, ya que constaban como trabajadores en empresas con escasa o nula actividad laboral.

Dentro de esta operación, llamada "Genil", se había detenido ya a 102 personas en Granada en diciembre de 2008, en esa ocasión por un fraude a la Tesorería de la Seguridad Social que superaba los 4,2 millones de euros.

Las empresas investigadas en esta ocasión, dedicadas supuestamente a la construcción, habían dado de alta a casi 1.800 empleados pese a su nula o escasa actividad.

Amparados en su supuesto trabajo en estas empresas, los 77 nuevos detenidos solicitaron prestaciones de desempleo a pesar de que no pudieron indicar dónde habían realizado ese trabajo o de quién recibían instrucciones durante su actividad laboral.

La Policía no especifica dónde se produjeron los arrestos.

Según el comunicado de la Policía, algunos de los detenidos habían sido dados de alta durante breves espacios de tiempo, otros durante los meses necesarios para poder solicitar el paro, y otros se dedicarían a tareas relacionadas con la venta ambulante.

Al margen de esta investigación, otra operación de la Brigada de Delincuencia Económica de la Policía Judicial ha descubierto en Valencia un fraude de más de 2,5 millones de euros a la Seguridad Social.

En este caso, un grupo empresarial contrajo una deuda con la Tesorería General de la Seguridad Social de forma sistemática al no pagar los seguros sociales de sus trabajadores. Una persona ha sido detenida y otras dos han sido acusadas de tener relación con el caso.

Las empresas del grupo se encontraban completamente descapitalizadas, e iban cerrando a medida que se endeudaban, presumiblemente, según la policía, para impedir u obstaculizar la intervención de las Unidades de Recaudación de la Seguridad Social.