Publicado: 01.06.2014 09:05 |Actualizado: 01.06.2014 09:05

Detenidas seis personas tras una nueva noche de disturbios en Barcelona

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tras la calma durante cuarta noche, la del viernes, en las protestas de Sants, en la que hubo movilizaciones pero no enfrentamientos entre manifestantes y Mossos d'Esquadra, este sábado volvió a arder el barrio al terminar una jornada de reconstrucción del centro social Can Vies. Esta noche se ha saldado con seis detenidos y más de 200 identificados por los Mossos y la Guardia Urbana, según un balance facilitado por los propios cuerpos. 

Durante la noche, manifestantes, en su mayoría jóvenes, han vuelto a quemar contenedores, a destrozar mobiliario urbano e incluso se ha quemado un vehículo. Ya pasada la medianoche los mossos han retenido en la avenida de la Gran Vía de Barcelona a un centenar de manifestantes, con la finalidad de identificarlos uno por uno. Esta operación policial ha tenido lugar en la confluencia de la avenida Gran Vía con la calle Rocafort, cuando unas 500 personas procedentes de la manifestación que esta tarde ha tenido lugar en Barcelona y que ha finalizado en la plaza Sant Jaume se han dirigido hacia el barrio de Sants.

Decenas de furgonetas de las unidades antidisturbios de los Mossos d'Esquadra -Brigada Móvil (Brimo)- han rodeado a un centenar de manifestantes y han acordonado la Gran Vía entre las calles Calàbria y Rocafort, mientras que el resto de participantes en la marcha de protesta pedían a gritos la puesta en libertad de sus compañeros. Según han podido presenciar los periodistas que estaban presentes en el lugar, la Policía identificaba uno por uno a los manifestantes retenidos y comparaba las fotos que les tomaban con otras de sus archivos policiales.

Varios cordones de agentes de la Brimo parapetados con sus escudos y sus armas reglamentarias han cortado el paso a peatones y vehículos para que nadie pudiera acceder a la zona acordonada, mientras que un helicóptero sobrevolaba el lugar con focos reflectores para vigilar los movimientos del resto de manifestantes. Finalmente, ha dejado en libertad a la mayoría de personas retenidas, una vez han sido identificadas.