Público
Público

Detenido tras querer cobrar una deuda municipal de 30.000 euros

Se plantó dos días seguidos delante de la casa del alcalde de La Línea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Medidas desesperadas antes situaciones desesperadas. Esta parece ser la filosofía seguida en los últimos días por Salustiano Muñoz, un hombre de 47 años, natural de la Línea de la Concepción, que ayer fue detenido por segunda vez en tres días por saltarse la orden de alejamiento del alcalde de la Línea de la Concepción, Alejandro Sánchez, del PP. El motivo que ha llevado a Salustiano a escoger el camino directo al calabozo no es otro que el de intentar cobrar los casi 30.000 euros que el ayuntamiento linense le adeuda de una expropiación que data del año 1992. Muñoz comenzó ayer mismo también una huelga de hambre en los calabozos de Algeciras, donde permanece detenidos.

Una sentencia del Tribunal superior de Justicia de la Junta de Andalucía de 2009 obligaba al ayuntamiento a realizar el pago, pero este nunca se produjo, por lo que Muñoz tomó hace tres días la decisión de ponerse el frac del cobrador. Primero solicitó una reunión con el regidor del ayuntamiento de La Línea. Ante la negativa de este, y según el relato de uno de sus amigos, este ex mayorista de frutas y verduras se apostó ante la casa del alcalde, que vive en el municipio de Los Barrios, limítrofe con La Línea. 'Él no hacía nada, sólo se ponía a pasear cerca de la casa del alcalde o sentado en el coche, nada más', aseguró a Público Guillermo Pérez, amigo del detenido.

El alcalde conservador, que este verano sufrió varias huelga de sus funcionarios ante los impagos de sueldo, declinó hacer declaraciones a este periódico. A través de su secretaria sólo explicó que el caso está en manos de la justicia, que hace tres días dictó la orden de alejamiento.

Pero Muñoz, que según su amigo está viviendo una situación límite, decidió quebrantarla, y él mismo se lo comunicó a la Guardia Civil, que ayer lo detuvo por segunda vez en 24 horas. 'El viernes por la mañana estuvo en el Ayuntamiento, y por la tarde se fue a la casa del alcalde', explicó Pérez, que aclaró que su amigo 'no está loco, sólo quiere lo que es suyo'. Por ese motivo ayer se volvió a plantar en la puerta del alcalde.

La deuda, que fue contraída por el ayuntamiento en 1992, entonces en manos del PSOE, se produjo tras una expropiación forzosa de unos terrenos de 2.500 metros cuadrados.

Además, hace tres años, siempre según el relato del amigo y portavoz del detenido, 'el ayuntamiento derribó el mercado en el que realizaba sus actividades Salustiano, algo que fue ya su ruina'.

Pero él parece decidido a querer cobrar lo que le pertenece. 'Su situación es muy mala, y le da igual que se lo tengan que llevar por delante', aseguró Pérez, que también aclaró que su amigo se encuentra muy tranquilo, y decidido a seguir con su protesta en forma de huelga de hambre.

Con toda seguridad no será hasta mañana cuando Muñoz pase a disposición judicial. 'Todavía sus hermanos, que es su familia más directa no saben que lo han detenido, mañana (por hoy) los avisaré', explicó Pérez.