Público
Público

Detenido el líder espiritual del brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El clérigo radical Abu Bakar Bashir, líder espiritual del brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático y ex convicto por su relación con los atentados de Bali de 2002, fue detenido hoy por las fuerzas de seguridad de Indonesia.

La unidad antiterrorista Densus 88 practicó esta detención en Ciamis, una pequeña localidad del oeste de la isla de Java, en el suroeste de Indonesia, durante una gira del clérigo por diversas mezquitas de la región para promover su credo radical, según el periódico Kompas.

Bashir, encarcelado por instigar el mayor atentado islamista tras el 11 de septiembre, estaba desde hace meses en el punto de mira de las fuerzas de seguridad por su supuesta vinculación a la red terrorista con base en Aceh desarticulada en una serie de operativos policiales durante el primer semestre de este año.

No obstante, la Policía indonesia aun no ha realizado por el momento ninguna declaración oficial sobre este arresto.

Bashir ha sido relacionado con varias de las figuras más prominentes de los movimientos islamistas de la región, entre las que destaca Noordin Mohamed Top, número uno del terrorismo en el Sudeste Asiático hasta que murió en una operación policial en 2009 tras organizar el atentado de julio contra dos hoteles de lujo de Yakarta.

El detenido es además el fundador de la polémica madrasa o escuela islámica "Ngruki" de la ciudad javanesa de Solo, considerada un bastión del extremismo.

Este centro es una cantera de islamistas en donde se han formado los tres radicales ejecutados por organizar los atentados de Bali, en los que murieron 202 personas, y otros cinco integristas más, de los que tres han muerto como suicidas en distintos atentados.

Además, Bashir ha sido acusado en diversas ocasiones a los servicios de inteligencia de Estados Unidos de estar detrás de algunos de los atentados islamistas perpetrados en suelo indonesio.

La Yemaa Islamiya fue fundada en 1995 para crear un califato islámico en Indonesia, Malasia, Singapur y el sur de Filipinas y Tailandia, y es responsable de la mayoría de atentados perpetrados en el Sudeste Asiático en la última década.

En la actualidad, sin embargo, la organización atraviesa un momento de gran división interna entre quienes apoyan el terrorismo para alcanzar este fin y los que rechazan la violencia, especialmente si afecta también a indonesios musulmanes.