Público
Público

Detenido un preso por violar a siete prostitutas en sus permisos

El presunto agresor sexual actuaba en Valencia desde el año 2007

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil ha detenido a Victor O. S., un recluso de 36 años, del centro penitenciario de Picassent (Valencia) como presunto autor de siete violaciones cometidas en los tres últimos años en la ciudad del Turia. Las víctimas eran siempre prostitutas a las que tras agredir sexualmente luego les robaba, según informaron a Público.es fuentes del Instituto armado.

El presunto agresor las violaba cerca de un cementerio

La ‘Operación Oeste’ se inició en 2007, después de que una de que una de estas mujeres denunciara que había sido agredida por un individuo que había requerido sus servicios sexuales. A esta denuncia siguieron otras seis en las que las víctimas describían la agresión con idéntico modus operandi por parte de su atacante.

Éste actuaba normalmente en horas nocturnas en uno de los barrios de la ciudad de Valencia donde se ejerce la prostitución callejera. Tras escoger cuidadosamente a la víctima, convenía con ella un precio por sus servicios sexuales y la invitaba a subir a su coche.

Una vez en el automóvil, las trasladaba a las inmediaciones del cementerio de la ciudad, donde, tras inmovilizarlas, las violaba. Tras la agresión sexual, las trasladaba en el coche a localidades del extrarradio de Valencia, donde las abandonaba. En varios casos, las mujeres sufrieron también el robo de sus pertenencias bajo amenazas.

El detenido ya cumplía condena por otro delito en la cárcel de Picassent

La pista para su detención llegó después de que la el Cuerpo Nacional de Policía lo detuviera recientemente tras un robo violento. Tras este hecho, y en aplicación de una ley de 2007 que permite tomar la huella genética a todos los detenidos en delitos violentos, se tomó una muestra de saliva del detenido para cruzarlas con la base de datos de perfiles genéticos que comparten las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad de Estado. El trabajo de laboratorio arrojó rápidamente resultados: su ADN coincidía con los rastros recogidos en siete violaciones denunciadas en los últimos tres años y que investigaba la Guardia Civil.

Se da la circunstancia que el ahora detenido estaba cumpliendo condena por otro delito en la cárcel de Picassent y que supuestamente aprovechaba los permisos penitenciarios para cometer sus agresiones sexuales.