Público
Público

Detenidos cinco sospechosos del atentado en la Plaza Tiananmen

El Gobierno chino atribuye este incidente a un grupo de terroristas procedente de la región noroeste del país

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades chinas han detenido a cinco sospechosos de participar en el ataque terrorista ocurrido el lunes en la Plaza Tiananmen en Pekín y que causó 5 muertos y 38 heridos.

Las investigaciones han concluido que el todoterreno que arrolló a su paso a varias personas, hasta incendiarse bajo el retrato de Mao Zedong, fue un 'ataque terrorista organizado'.Los sospechosos de perpetrar este incidente fueron detenidos diez horas después del atentado, como informaba la cadena estatal china, CCTV. 

El conductor y dos de sus pasajeros murieron en el acto, así como una turista filipina. Entre los 38 heridos por el atentado hay numerosos filipinos y japoneses. A día de hoy, 12 permanecen en cuidados intensivos, mientras que cinco serán operados y 21 ya han sido trasladados a planta.

Las autoridades también han confirmado que la matrícula del coche procede de la región noroccidental de Xinjiang, región del noroeste de China de mayoría musulmana, habitada principalmente por la etnia uigur y en la que operan grupos separatistas.

El Gobierno atribuye este incidente a un grupo de terroristas que buscan la creación de Turkestán Oriental, independiente en Xinjiang. Esta región es una zona habitada en su mayoría por etnias musulmanas emparentadas con los pueblos de Asia Central, como los uigures. 

No es la primera vez que suceden altercados entre estas etnias, ya en julio de 2009 hubo un enfrentamiento entre este pueblo y los chinos de la etnia mayoritaria, que causó más de 200 muertos en la capital regional, Urumqi. 

Pero el Congreso Mundial Uigur, que reúne a los uigures en el exilio, pide cautela respecto a las acusaciones del Gobierno y ha expresado su temor a que el incidente provoque una mayor represión de su pueblo. 'El Gobierno chino no dudará en inventar una versión del incidente en Pekín para imponer una mayor represión al pueblo uigur. Las autoridades chinas usaron la guerra contra el terror para justificar duras medidas contra los uigures en el Turkestán Oriental', señala la presidenta de la organización, Rebiya Kadeer.

El atentado, realizado en una de las plazas más emblemáticas del país, ha sido perpetrado una semana antes del cónclave del Partido Comunista, del que saldrán las próximas reformas del país y en las que se prevé una apertura económica y social.