Publicado: 24.11.2014 12:36 |Actualizado: 24.11.2014 12:36

Detenidos cuatro sacerdotes por el caso de pederastia en Granada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Agentes de la Policía Nacional han arrestado a cuatro sacerdotes este lunes por su presunta relación con los casos de pederastia denunciados en Granada, según ha informado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz ante los medios de comunicación. Ha sido el juez Antonio Moreno Marín, responsable del Juzgado de Instrucción número 4 de Granada, el que ha dictado la orden de detención contra cuatro miembros del 'clan de los Romanones', que serán imputados por un delito de abusos sexuales a menores.

Según informa Religión Digital, medio que destapó el caso de la investigación que había abierto el propio Papa Francisco, se trata de tres sacerdotes y un laico, que responden a las iniciales RMVdC, FCM, MMM y SQM. Ahora, estas cuatro personas pasarán a diposición judicial y será el magistrado el que decidirá si les envía a prisión o, en su defecto, las medidas cautelares oportunas. El primero de ellos es el líder del 'clan de los Romanones', párroco hasta el pasado 15 de octubre de la Iglesia San Juan María de Vianney, situada en los ensanches del populoso barrio granadino del Zaidín.

El caso de abusos a menores dentro de la diócesis de Granada fue denunciado por un joven que había sufrido dichas agresiones sexuales cuando era menor de edad mediante una carta enviada directamente al Papa Francisco, que le contestó vía telefónica en agosto, para asombro del muchacho. "Quiero pedirte perdón en nombre de toda la Iglesia. Perdona este gravísimo pecado y gravísimo delito", le dijo el pontífice a Daniel. Francisco asumió directamente la responsabilidad de hacer que el caso fuera inmediatamente aclarado por el obispo de Granada, Francisco Javier Martínez. 

El obispado granadino contestó a los requerimientos del Vaticano que ya había asumido una investigación preliminar en torno a diez sacerdotes, había apartado a diez sacerdotes sospechosos de haber cometido los abusos y que se ponía a disposición de la investigación del juzgado. El caso ha provocado un terremoto tanto en Granada como en el resto de la Iglesia española. El pasado viernes la Conferencia Episcopal pidió perdón a las víctimas y prometió "tolerancia cero" contra los agresores mientras que este domingo el obispo de la ciudad hizo un gesto de cara a la galería tumbándonse frente al altar mayor de la catedral en señal de perdón.

A lo largo de este fin de semana se ha interrogado a más de una veintena de testigos, entre ellos algunos compañeros de seminario de los sacerdotes del llamado 'clan de los Romanones'. Durante las últimas horas, además, estos curas han realizado algunos movimientos en falso (como algunas llamadas pseudoamenazantes a testigos y periodistas, entre ellos). Algunos de los testimonios más relevantes de las últimas horas proceden de eclesiásticos que conocen a miembros del citado "clan de los Romanones" y que podrían haber resultado de suma importancia para el esclarecimiento definitivo de los hechos.

El Juzgado, según informa RD, trabaja también con la hipótesis de imputar como encubridores al menos a otros cuatro sacerdotes de la trama, cuyo conocimiento, colaboración y silencio parecen estar más que acreditados. También algunos de los testigos que han pasado por el Juzgado en los últimos días podrían convertirse en protagonistas al atreverse a dar el paso de denunciar que también ellos -las investigaciones hablan de al menos cuatro víctimas, además de Daniel- fueron objeto de dichos abusos.