Público
Público

Detenidos cuatro sospechosos del asesinato en Panamá de un empresario canario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía panameña ha informado hoy del arresto de cuatro personas sospechosas de haber asesinado el miércoles al gerente en este país de la empresa Compañía Española de Petróleos S.A. (CEPSA), Manuel Machín Ramos, natural de Las Palmas de Gran Canaria.

Fuentes policiales confirmaron a EFE la detención y añadieron que "la investigación sigue abierta", sin dar más explicaciones ni detalles.

Los sospechosos fueron localizados a última hora de la tarde de este miércoles en el populoso barrio de Río Abajo de la capital panameña, según han informado medios locales.

Fuentes de la embajada de España dijeron a EFE que aún no habían recibido información oficial alguna de parte de las autoridades panameñas sobre el resultado de las investigaciones abiertas tras la violenta muerte de Machín.

El asesinato del empresario español fue cometido en la mañana de este miércoles cerca del parque público en el que al parecer hacía ejercicio habitualmente.

El gerente de CEPSA en Panamá recibió al menos un balazo por parte de dos individuos que se dieron a la fuga en el automóvil del empresario español, según dijeron testigos oculares a los medios locales.

Tras el asesinato, la policía panameña desplegó inmediatamente un dispositivo de rastreo para localizar a sus autores, con los datos del automóvil robado como primera pista.

Según los testigos, un vehículo interceptó a Machín cuando iba a abordar su propio auto todoterreno, con el que los agresores huyeron después de dispararle y dejarlo herido tirado en la calle.

Machín fue trasladado al hospital San Tomás, del sistema público de salud, donde lo atendieron por una herida de arma de fuego en el lado derecho del abdomen, cerca de la fosa ilíaca izquierda, que le causó la muerte, según Einar Cruz, el médico que lo recibió.

La embajada de España en Panamá tramita los requisitos para la repatriación del cuerpo del empresario que, al parecer, vivía solo y desde hace varios años en la capital panameña.

Las fuentes diplomáticas españolas consultadas añadieron que la empresa en la que trabajaba fue la encargada de avisar a sus familiares en España del suceso.