Público
Público

Detenidos doce miembros de una banda que introducía y procesaba cocaína

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Guardia Civil ha detenido a doce personas y desarticulado un grupo organizado de delincuentes especializados en la introducción y transformación de cocaína colombiana en España, a los que ha intervenido 32 kilos de esta droga, que hubieran supuesto unos beneficios de 1.824.000 euros.

Además de la cocaína, la Guardia Civil se ha incautado en la denominada operación "Baraka" de 260 gramos de droga "cristal" (metanfetamina), con un valor superior a los 1.300 euros, una pistola marca Astra calibre 6.35 milímetros con munición y 12.000 euros en efectivo

Los arrestados son J.A.A.C., "Chaval", colombiano de 35 años, cabecilla de la banda y principal investigado; R.S.S., valenciano de 37 años, y A.D.D., vallisoletano de 29 años, compradores de droga; y E.M.R., "Joven", colombiano de 47 años, encargado de la finca agrícola que daba cobertura al laboratorio.

También han sido arrestados A.H.L., "Parcero", colombiano de 39 años, responsable del tratamiento de la droga; A.B.L.S., alias "Novia", de 40 años, y C.M.M., "Viejito", de 68 años, colombianos que proporcionaron ayuda a la organización tras las primeras detenciones; H.K.R.S., "Helen", venezolana de 33 años, y E.J.S., "Elena", encargadas del alquiler de vehículos y de proporcionar infraestructura segura para la banda.

El resto son J.F.C.F., "Chino", de 40 años, y O.O.R.G., "Osian" de 26 años, ambos colombianos, responsables de obtener y almacenar los precursores químicos; J.H.R.F., "Pilates", colombiano de 28 años, comercial encargado de la localización de clientes e intermediarios, que además ayudaba a "Novia" y "Viejito" en la ocultación de los miembros de la banda.

La operación comenzó el pasado mes de febrero, cuando los agentes investigaban a una persona que introducía sustancias químicas en su domicilio.

Se constató que este individuo formaba parte de una organización de, al menos, nueve integrantes, encargada de operaciones de narcotráfico en la Comunidad de Madrid.

La banda contaba con una gran infraestructura y, como medida de seguridad, sólo operaban tres veces al año durante un periodo de dos semanas.

La organización transformaba y distribuía la droga recibida desde Colombia, contando con especialistas en los procesos químicos de depuración y cortado de la cocaína, agentes comerciales que contactaban con posibles clientes y personas encargadas del alquiler de vehículos así como de procurar infraestructura segura al resto de la organización.

Los miembros de la organización tomaban fuertes medidas de seguridad, y los cabecillas llegaban a irse del país en los periodos en los que la organización no operaba.

Las sospechas iniciales de los agentes se vieron corroboradas por la detención en abril, por parte de la Comandancia de Gerona, de dos amigos del investigado, a quienes se les sorprendió en dicha provincia con 5,6 kilos de cocaína.

La Guardia Civil localizó al resto de miembros de este grupo, que el pasado mes de agosto aumentó enormemente su actividad.

Sus movimientos se centraban en una finca agrícola ubicada en San Fernando de Henares, en la que pasaban largos periodos de tiempo, por lo que los agentes sospecharon que tenían un laboratorio allí.

La Guardia Civil supo que se iba a realizar una venta de droga a dos individuos en un centro comercial de Rivas-Vaciamadrid, y finalmente detuvo a los compradores de la droga, a quienes intervinieron ocho paquetes de cocaína con un peso cercano a los nueve kilogramos, ocultos en un doble fondo practicado en su vehículo.

Estas detenciones aportaron los indicios suficientes para detener a al cabecilla y principal investigado, y del propietario de la finca agrícola.

En una de las naves de la finca se encontró un laboratorio de adulteración y procesamiento de cocaína en el que se hallaron, además de 17 kilos de esta droga, una enorme cantidad de precursores, máquinas y herramientas necesarias para el procesamiento de la droga.

A partir de ese momento la operación se centro en la detención del resto de los integrantes de la banda, que comenzaron a dispersarse para evitar ser arrestados.

Las detenciones se practicaron en Alcorcón, Torrejón de Ardoz y Madrid y se registraron los domicilios de seguridad en los que se ocultaban los miembros de la banda.

En total, el Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Comandancia de Madrid de la Guardia Civil se ha incautado de 32 kilogramos de cocaína , que hubieran supuesto unos beneficios a la banda de 1.824.000 Euros y 260 gramos de droga "cristal" (metanfetamina), con un valor superior a los 1.300 Euros.