Publicado: 04.11.2014 09:56 |Actualizado: 04.11.2014 09:56

Detenidos en Madrid y Cádiz 18 miembros de una red acusada del secuestro y asesinato de un joven

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Efectivos de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a los 18 presuntos integrantes de una organización criminal que estaría detrás del secuestro, tortura y asesinato de un joven gaditano cometido el pasado 5 de agosto.

Según explica la Guardia Civil en una nota, la denominada Operación Periplo, desarrollada conjuntamente con la Policía, ha permitido desarticular a una "peligrosa y activa" organización que presuntamente se dedicaba al secuestro y tortura de sus víctimas con fines económicos. Las detenciones se produjeron en la madrugada del 16 de octubre, en 12 registros simultáneos en Madrid y Cádiz, donde los agentes detuvieron al cabecilla de la organización y a otras 17 personas.

En los registros se hallaron dos pistolas con munición, un chaleco antibalas, varias armas simuladas, grilletes, las caretas con las que ocultaron sus rostros en este crimen y en otro secuestro en Cáceres, un cordón metálico para estrangular, presuntamente utilizado en el asesinato, y numerosas pruebas de su participación en los hechos que se les imputan.

La organización desarticulada, compuesta íntegramente por ciudadanos españoles, usaba chalecos antibalas y se desplazaban siempre portando pistolas municionadas y listas para ser utilizadas. Los hechos tuvieron lugar cuando agentes del Equipo de Delitos Contra las Personas de la Guardia Civil recibieron una denuncia de un posible secuestro de un joven de Chiclana de la Frontera (Cádiz) denunciado por su propia esposa.

Tras la inspección ocular llevada a cabo por los agentes de la Guardia Civil en el domicilio de la víctima, se comprobó que en el domicilio de la pareja se habían inutilizado los sistemas de seguridad y se había revuelto toda la casa. Posteriormente, la Policía Nacional localizó el cuerpo sin vida de D.M.C. en un paraje situado tras el Hospital Clínico de Puerto Real (Cádiz).

El análisis forense muestra que se emplearon con violencia extrema sobre la víctima Tras las primeras investigaciones conjuntas y el análisis forense del cuerpo, todo indicaba que los asaltantes utilizaron una extrema violencia con la víctima y que contaban con una infraestructura logística para llevar a cabo este crimen. Continuando con las investigaciones se localizó a otras personas del entorno del desaparecido, que también habrían sido retenidos contra su voluntad, llegando a resultar herida una de ellas.

Tras una minuciosa investigación, los agentes llegaron a la conclusión de que sobre la medianoche del 4 al 5 de agosto, un grupo de personas secuestró a D.M.C. en las proximidades de unas caballerizas de su propiedad, trasladándolo a una vivienda de El Puerto de Santa María. Una vez allí fue inmovilizado y torturado mientras le exigían una importante suma de dinero.

De madrugada, trasladaron a la víctima hasta una vivienda de Sanlúcar de Barrameda, a la cual accedieron con engaños, reteniendo e hiriendo a sus moradores, uno de los cuales recibió dos puñaladas en la pierna y en el glúteo. Registraron el interior de la vivienda, pero al no encontrar lo que buscaban se llevaron a una de sus victimas a otro domicilio, donde finalmente localizaron enterrada en el jardín la cantidad de dinero que buscaban.

Los asaltantes actuaron en todo momento con el rostro oculto con caretas y armados con pistolas, llevándose con ellos a D.M.C. y anunciando que lo matarían, amenaza que finalmente cumplieron. Tanto el vehículo de la víctima como otros dos que robaron en Jerez y la capital gaditana, utilizados esa noche, fueron localizados ardiendo para evitar la obtención de huellas y dificultar la investigación.

Los agentes pudieron averiguar que este modo de actuación también había sido utilizado en la localidad cacereña de Navalmoral de la Mata, donde secuestraron a un empresario del ramo de la piel a plena luz del día y en su propia nave industrial.

Tras llevarse el botín, abandonaron a su suerte al secuestrado gravemente herido

Según explican, fue inmovilizado y sometido a infinidad de agresiones, hasta que les dijo donde guardaba el dinero. Tras llevarse su botín lo abandonaron sangrando abundantemente, maniatado y amordazado, teniendo que quedar ingresado en observación una vez ser liberado.

La organización criminal estaba perfectamente jerarquizada. Era dirigida de manera férrea por un cabecilla de nacionalidad española y con antecedentes, el cual mostraba "desprecio absoluto por la vida de los demás".

Contaba con varios grupos con funciones claramente diferenciadas. Así, un grupo se encargaba de robar los vehículos de alta gama y doblar las placas de matrícula, otro se encargaba de proporcionar los domicilios donde se ocultaban tanto en Cádiz como en Madrid y otro grupo intervenía en las labores de vigilancia y selección de los futuros objetivos, para el "núcleo duro", que eran los que en compañía del líder realizaban los asaltos.

Los miembros del grupo adoptaban grandes medidas de seguridad en sus desplazamientos llegando a utilizar hasta dos vehículos lanzadera cuando se desplazaban. En sus comunicaciones utilizaban abundantes teléfonos y los cambiaban cada poco tiempo.

La operación ha sido desarrollada por el Equipo de delitos contra las personas de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Cádiz, el Equipo Central de Inspecciones Oculares de la Guardia Civil, cuya participación ha sido clave en la recogida de restos biológicos en el domicilio donde se llevó a cabo el asesinato, el Grupo de Guías Caninos de la Guardia Civil especialistas en búsqueda de restos biológicos.

También han intervenido agentes de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil, del Grupo de Reserva y Seguridad número 1 (Madrid) y la Unidad de Delitos Violentos del Cuerpo Nacional de Policía de Cádiz, los Grupos XIII y XI de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid, así como Unidades de Seguridad Ciudadana tanto de la Guardia Civil como del Cuerpo Nacional de Policía. La 'operación Periplo' sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones en las próximas fechas.