Público
Público

Detenidos dos miembros de una red de explotación sexual y corrupción de menores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía Nacional ha detenido en Barcelona a un hombre y una mujer de origen nigeriano acusados de explotar sexualmente a una menor, a la que captaron en su país y obligaron a prostituirse una vez en España, y de ordenar el asesinato de su padre para saldar una presunta deuda.

Los detenidos, Magdaline J. de 33 años, y Félix O., de 48, han ingresado en prisión incondicional como presuntos autores de los delitos de tráfico y explotación sexual de mujeres, asesinato, favorecimiento de la inmigración ilegal y corrupción de menores, según ha informado hoy el Cuerpo Nacional de Policía.

Los implicados, supuestos miembros de una organización internacional dedicada a la trata de mujeres, fueron detenidos por primera vez en el año 2005, después de que la policía, en una operación en Barcelona, detectara a una menor de edad ejerciendo la prostitución.

Al parecer, la joven había sido captada por la organización en Nigeria con la promesa de un trabajo y una vida mejor en España, aunque, una vez en el país, los detenidos le retuvieron la documentación y le informaron de que había contraído con ellos una deuda de 50.000 euros, por lo que no sería liberada hasta que saldara dicha cuantía.

La menor, que fue obligada a prostituirse bajo continuas amenazas, coacciones e incluso agresiones físicas, quedó bajo la tutela de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia (DGAIA), mientras que los detenidos quedaron en libertad, ya que la víctima no ratificó ante el juez lo que previamente había declarado a la policía.

En el año 2007, cuando la víctima ya tenía diecinueve años y estaba "totalmente integrada en la ciudad", donde trabajaba en un establecimiento comercial, fue de nuevo localizada por Magdaline J. y Félix O., quienes retomaron la singladura de amenazas de muerte hacia su persona y a otros miembros de su familia si no pagaba el montante de la deuda contraída.

En marzo de 2008, la víctima, "ya sin las barreras idiomáticas del primer momento", se atrevió a denunciar ante los Mossos d'Esquadra que un grupo mafioso le había amenazado con matar a su padre y expuso un relato pormenorizado tanto de su captación en Nigeria como de su traslado y posterior explotación sexual en Barcelona.

La investigación de estos hechos pasó de nuevo al juzgado que originariamente abrió diligencias en el año 2005, mientras que el Cuerpo Nacional de Policía recibió la confirmación oficial, a través de la Interpol, de la muerte del padre de la denunciante, que fue tiroteado en una carretera de Nigeria.