Publicado: 02.04.2015 11:34 |Actualizado: 02.04.2015 11:34

Detienen a nueve prostitutas y al dueño del local por drogar a sus clientes y robarles

Los Mossos d'Esquadra les acusan de 11 robos en un club de Barcelona y de cargos fraudulentos en sus tarjetas de crédito. La operación sigue abierta y se busca a otras dos personas.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

BARCELONA.- Los Mossos d'Esquadra han detenido en Barcelona a nueve prostitutas y al dueño del local donde trabajaban, a quienes achacan once robos a clientes, a los que drogaban para hacerse con su dinero y para cargar a sus tarjetas de crédito cobros fraudulentos.

Los mossos han informado hoy de que la operación continúa abierta, ya que buscan a otras dos personas supuestamente relacionadas con estos robos.

Los hechos se destaparon tras las denuncias presentadas por varios clientes de un prostíbulo del distrito de Sarrià-Sant Gervasi de Barcelona, que relataban que, tras una visita a ese establecimiento, se habían encontrado mal, aturdidos y cansados, y en algunos casos habían perdido el conocimiento.

Denuncias de clientes

Los denunciantes aseguraban asimismo que tras ese episodio habían advertido que les habían robado el dinero en efectivo que llevaban encima y que les habían cargado a sus tarjetas de crédito cobros de importantes cantidades.



Uno de los denunciantes, que acababa de ser víctima de este tipo de robo, se sometió a una analítica en la que se detectaron elevadas dosis de benzodiazepinas, anfetaminas, cocaína y cristal (MDMA), sustancias que la víctima aseguraba que no había consumido de forma consciente.

Tras comprobar que todas las denuncias hacían referencia al mismo prostíbulo, los mossos entraron el pasado día 3 de marzo en el local y comprobaron que 23 de las 43 mujeres que trabajaban llevaban encima sustancias estupefacientes con las que, según la policía catalana, drogaban a sus clientes.

Grabadas por las cámaras

Los mossos levantaron 24 actas de denuncia por tenencia de esas sustancias y visionaron las cámaras de seguridad del prostíbulo, que mostraban cómo las mujeres entraban y salían de las habitaciones en las que tenían drogados a sus clientes y cómo los echaban del local mientras aún estaban bajo los efectos de las drogas.

Las víctimas reconocieron a algunas de las mujeres que salían en las grabaciones como las prostitutas que habían contratado el día en que sufrieron los robos.

Los detenidos, que no tenían antecedentes policiales, son nueve mujeres ecuatorianas, colombianas y venezolanas de entre 24 y 41 años, y el propietario del prostíbulo, un alemán de 51 años.

Los mossos sospechan que los beneficios que obtenían con estas actividades se los repartían entre las prostitutas, el dueño del local, la empresa de datáfonos contratada y la persona que se encargaba de hacer el cobro de la tarjeta con el datáfono.

El juez que se hizo cargo del caso ordenó el ingreso en prisión de dos de las mujeres detenidas y dejó en libertad al resto, a la espera del juicio.