Público
Público

Deutsche Bank corrige sus apuestas contra España

El banco dice ahora que sus posiciones cortas contra valores del Ibex eran "incorrectas". Fuerte demanda de la deuda española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Deutsche Bank rectifica. El primer banco alemán, que en junio apareció en los listados de la CNMV como principal apostante a la baja contra la bolsa española, dice ahora que todo fue un error. Equivocó los cálculos, comunicó apuestas 'incorrectas', aseguró ayer en un comunicado, y eso provocó que apareciese en la foto el 11 de junio. Aquel día, entraba en vigor la nueva norma del regulador bursátil español que obliga a hacer públicas todas las apuestas contra títulos cotizados de este país, las llamadas posiciones cortas.

Pero no sólo fue aquel primer día. Deutsche Bank volvió a equivocarse con cada nueva comunicación. Con la economía española atacada por una oleada de rumores, algunos de los más intensos nacidos en Berlín, que no daban tregua a las buenas noticias ni credibilidad a los desmentidos oficiales, la entidad germana alcanzaba el 16 de junio 800 millones de euros en apuestas contra compañías españolas. La cifra dejaba en un juego de niños las de los tiburones habituales de las bolsas.

La prima de riesgo de la deuda española sigue en niveles muy altos

El comunicado hecho público ayer asegura que 'después de llevar a cabo una exhaustiva revisión de sus intereses económicos en valores cotizados en el mercado español, Deutsche Bank anuncia que no ha mantenido ni mantiene ninguna posición corta superior al 0,2%, desde la entrada en vigor' de la nueva norma de la CNMV.

La corrección es llamativa especialmente en el caso de BBVA, en el que el Deutsche llegó a declarar una posición corta superior al 1,7% (592 millones de euros), y en el Banco Popular, donde declaró hasta un 1,69% (109 millones). Todo queda reducido a cero. Eran operaciones por cuenta de clientes, no apuestas de Deutsche Bank, asegura la entidad, pero además estaban mal contabilizadas 'al no haberse incluido en el cálculo de las mismas la valoración de todos los instrumentos financieros de la cartera' de la entidad. Nada importa que en aquellos días los rumores apuntasen a que España iba a tener que ser rescatada por sus dificultades para pagar su deuda y que esas informaciones tuvieran como principales víctimas a los bancos de este país, tenedores de buena parte de los títulos del Estado.

Ahora, Deutsche Bank, al contrario de lo que pareció en junio, 'reitera su compromiso a largo plazo con el mercado español'. De hecho, resalta que ha sido uno de los seis bancos elegidos por el Gobierno para la colocación de deuda de ayer.

El sistema elegido es más caro, pero amplía el abanico de inversores

Precisamente con esa emisión, el Tesoro Público superó una jornada clave en la batalla que libra el Ministerio de Economía contra la idea, extendida en los últimos meses, de que España no podrá financiar su ingente déficit público, como le ha ocurrido a Grecia. El instituto emisor colocó ayer unos 6.000 millones de euros en obligaciones a diez años, un 20% más respecto al máximo de 5.000 millones previsto, en una emisión en la que las peticiones de compra (más de 14.500 millones) superaron con creces la oferta.

La fuerte demanda de los inversores supuso una inyección de confianza para el mercado, que desde hace tiempo tiene marcado en rojo el mes de julio, ya que es en estas semanas cuando el Tesoro debe hacer frente al grueso de los vencimientos de este año, por un importe de 24.000 millones.

El éxito de la operación no tuvo efecto en la prima de riesgo de la deuda española (que sigue en niveles muy altos, en torno a 208 puntos), pero permitió al Ibex 35, principal índice español, situarse por tercer día consecutivo a la cabeza de Europa. El repunte de ayer (del 3,59%, el mayor en tres semanas) fue muy superior al de las dos jornadas precedentes. El optimismo contagió al resto de plazas europeas y el euro marcó máximo desde el 12 de mayo.

En la subasta de ayer, el Estado se vio obligado a abonar un interés del 4,87% por los títulos emitidos. La tasa es muy superior a la que pagan los bonos germanos, pero es similar a la abonada en la anterior colocación a diez años (4,91%).

A diferencia de las últimas colocaciones, en la de ayer el Tesoro sindicó la emisión con seis bancos (Santander, BBVA, Caja Madrid, Barclays, Crédit Agricole y Deutsche Bank) para su posterior colocación entre inversores escogidos, en lugar de acudir directamente al mercado. Esta modalidad permite diversificar el origen de los compradores, aunque es más cara, ya que los bancos cobran su comisión. En la operación hubo un notable interés de inversores no residentes, que coparon el 66% de lo adjudicado. Además, según fuentes de Economía, acudieron 'agentes no habituales' en este tipo de emisiones, como bancos centrales.

Antes de que, el pasado junio, Deutsche Bank (DB) revelara sus apuestas bajistas contra la bolsa española (ahora rectificadas), diversos rumores daban por hecho un inminente rescate para España. Su origen, como informó ‘Público' el 20 de junio, era común: Alemania. Antes de revelar sus apuestas bajistas, DB avisó del 'riesgo enorme' que afrontaba la banca española si había 'nuevas tensiones' en el mercado.