Público
Público

Dev Patel cree que los "actores asiáticos sólo hacen de terroristas, taxistas o cretinos"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El actor británico de origen hindú Dev Patel, protagonista de "Slumdog Millionaire", se ha quejado de que los papeles que Hollywood ofrece a los actores asiáticos se limitan a los de "terroristas, taxistas o cretinos".

Cuando la cinta "Slumdog Millionaire" -que retrata la vida de los suburbios de Bombay- se convirtió en la sorpresa cinematográfica del pasado año al ganar ocho Oscar, se suponía que la carrera de este joven actor de 20 años despegaría.

Sin embargo, Patel señala en declaraciones recogidas por el "Daily Telegraph" que su sueño de triunfar en el cine se ha visto truncado por culpa de la falta de papeles "decentes" que se le ofrecen.

"Debido al éxito de 'Slumdog Millionaire' había mucha presión y expectación sobre qué sería lo próximo que haría, por eso para mi segunda película quería un papel que se ajustara a mí, pero todo lo que me han ofrecido son estereotipos de compinche hindú bobalicón", afirmó Patel, que todavía vive con sus padres en su casa de toda la vida en el norte de Londres.

El joven actor explica que él quiere papeles que le permitan demostrar su "versatilidad", lo que no es posible si no llegan hasta los actores asiáticos guiones "sustanciales y desafiantes".

Antes de "Slumdog Millionaire", la última película sobre la India que fue un gran éxito fue "Gandhi" (1982), protagonizada por el inglés Ben Kingsley", recuerda Patel.

Mejor suerte ha tenido Freida Pinto, co-protagonista de la cinta dirigida por Danny Boyle y novia en la realidad de Patel, a quien su éxito le ha valido para conseguir un papel en la última película de Woody Allen.

Patel reconoce que la industria del cine está evolucionando y que cada vez hay menos directores de casting que se fijan en el color de la piel, aunque asegura que ser un actor asiático "sigue siendo difícil".

Tras el éxito de "Slumdog Millionaire", Patel ha participado en la cinta "The last airbender", basada en una serie de televisión de dibujos animados en la que la mayoría de sus personajes son asiáticos.

Su estreno la pasada semana en el Reino Unido estuvo envuelto en polémica, ya que en esta adaptación de Hollywood se han elegido actores blancos para los papeles protagonistas y los asiáticos, entre los que se encuentra Patel, han quedado relegados a los roles de villanos.

Cuando se estrenó la película en los Estados Unidos el mes pasado, hubo protestas en los cines por considerarla racista.