Público
Público

Para un día de estos de otoño

Ha llegado la lluvia, el mejor momento para salir al campo y planear una escapada micológica. Estos son algunos lugares privilegiados donde ir en su busca.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No lejos de Pamplona, en el prolífico valle de Ultzama, imprescindible para cualquier aficionado a la micología, se pueden recolectar más de más de 80 especies distintas de hongos. Hasta el 8 de diciembre que dura la campaña de otoño, el Parque Micológico proporciona todo tipo de información sobre permisos, parte micológico, cursos, actividades, visitas guiadas e incluso restaurantes de la zona especializados en setas.

Soria es uno de toda una referencia en micología, especialmente pueblos como Duruelo de la Sierra, Covaleda, Salduero, Vinuesa, Molinos de Duero o Navaleno, donde se localizan níscalos y, sobre todo, los apreciados boletus edulis. Del 29 de octubre al 1 de noviembre la Asociación Micológica de Navaleno organiza desde hace 19 años unas jornadas con las setas como protagonistas que incluyen degustaciones, conferencias y hasta conciertos en el monte.

En la provincia burgalesa hay setas en abundancia y además de una variedad que asusta: boletus, perrechicos, champiñones de prado, trompetillas, rebozuelos... En la Sierra de la Demanda existe una larga práctica de recolección y venta a otras regiones de boletus edulis y níscalos-, mientras en las Merindades abundan los primaverales perrechicos o setas de San Jorge, las zonas más productivas. La recogida está regulada y es necesario conseguir un permiso de día, de fin de semana o de temporada en una treintena de establecimientos turísticos de la zona.

El fin de semana del 6 y 7 de noviembre Mataró rinde su particular homenaje a las setas con una feria de otoño en la que también cobran protagonismo otros productos de temporada, como calabazas, castañas o embutidos... Habrá excursiones al bosque en buscar de hongos, una degustación popular de arroz con setas, jornadas gastronómicas.