Público
Público

"El día que no pueda hacer una radio pública, me voy de RNE"

Juan Ramón Lucas. Presenta y dirige 'En días como hoy', que ha comenzado esta semana su quinta temporada en antena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El periodista Juan Ramón Lucas cree firmemente en la radio pública como un elemento de servicio al ciudadano. Con este objetivo comenzó esta semana la quinta temporada del programa En días como hoy, en Radio Nacional de España.

En esta nueva etapa, apenas ha introducido cambios. ¿Por qué?

Mantenemos la estructura porque funciona y ofrece eso que tenemos que ofrecer: servicio público. Como la pauta está marcada desde el principio, lo que queda es afianzarlo, porque los oyentes nos han dado su confianza al tener la percepción de que es una radio sensible, que no ñoña; inteligente, que no vanidosa; que propone reflexiones y escucha a todo el mundo. Por tanto, es una radio pública, que es lo que quieren los oyentes y tenemos que ir de la mano con ellos.

En esta nueva etapa vuelve a dar la voz a la audiencia.

Sí, porque entiendo que hacemos el trabajo para que la gente lo escuche. Tenemos que pensar qué es lo mejor para esos oyentes. La radio te permite un intercambio inmediato, gracias al teléfono y a las redes sociales, que es necesario.

'La radio televisión pública es necesaria, igual que la sanidad o la educación'

Usted está muy presente en esas redes sociales.

Me ha costado, yo soy un dinosaurio, me lo dice mucho mi hija. Este ha sido mi año de la entrada en las redes sociales. Estoy en Twitter, donde soy activo como ciudadano, aunque a veces es difícil desligar esa faceta de la de profesional comprometido con la radio pública. Estamos en Facebook como programa y recibimos emails. Hay mucha comunicación con los oyentes.

¿Cuánto aportan estas redes sociales al periodismo?

Aportan información y te permiten relacionarte con el oyente, el espectador o el lector, y eso es muy saludable. Cuanto más conectado esté el periodista con el mundo, mejor. Ahora bien, en internet se dice de todo, se dicen muchas barbaridades, y hay quien las disfraza de periodismo o de información. Es una obligación moral del periodista filtrar y discriminar lo que puede leerse en internet y, por eso, el periodista es ahora más necesario que nunca.

¿El nuevo sistema de gestión de RTVE ha beneficiado a RNE en su faceta de servicio público?

Yo creo que sí y, además, a la vista está. RNE ha crecido notablemente, TVE se ha convertido en líder y los ciudadanos aprecian ahora mismo que la radio televisión pública es más publica que nunca. Eso tiene que ver con una modificación en toda la estructura de RTVE, porque ahora yo tengo una dirección que me dice que tengo que ser independiente.

¿Teme que ese modelo cambie tras las elecciones?

'Tengo una dirección que me dice que tengo que ser independiente'

En política puede pasar de todo, pero no me preocupa. Me preocuparé el día que no pueda seguir haciendo una radio pública. Ese día cojo mis cosas y me voy. Pero no tengo ningún indicio de que eso pueda cambiar por circunstancias políticas. Hay mucha gente que teme que sí, pero a mí no me preocupa. El miedo paraliza. Estoy haciendo una radio de servicio que los ciudadanos valoran cada vez más, y no temo que eso pueda cambiar. Nosotros trabajamos en una profesión que no sabes dónde vas a estar mañana. Yo no sé dónde voy a estar el año que viene, pero no lo sé ninguna temporada. ¿En el siglo XXI el modelo de RTVE sigue vigente?

La radio televisión pública es necesaria, pero la de servicio, igual que lo son la sanidad y la educación públicas. Es necesario lo público. No sé si existe esta discusión, pero las empresas privadas, que mueven la economía y la comunicación, responden a intereses privados. Los ciudadanos sólo podemos tener lo nuestro con las instituciones públicas.

Usted es uno de los impulsores del movimiento Sin preguntas no hay cobertura' ¿Cómo valora su desarrollo?

Nos hemos relajado y debemos recuperar ese impulso. No sólo para Sin preguntas no hay cobertura, sino también como informadores. Debemos recuperar nuestra responsabilidad con los ciudadanos, y eso requiere que volvamos a vernos, que las organizaciones profesionales se pongan las pilas y el periodismo pueda recuperar su prestigio como un medio de servicio al ciudadano.