Publicado: 08.04.2014 08:00 |Actualizado: 08.04.2014 08:00

El día que Pepe tocó fondo en el Madrid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Vivía su peor época en el Madrid. Acababa de cumplir 30 años. Salía de una dura lesión y Mourinho, quizá debido a la defensa que Pepe hizo de Casillas, se refirió a él como "un treintaañero frustrado porque está viendo que un niño, trece años más joven que él, como Varane, le está quitando el puesto". Pero esa noche de hace casi ahora un año Pepe jugó de titular en el Westfalenstadion frente al Borussia, donde se sintió indefenso frente al huracán Lewandowski, autor de cuatro goles. "¿No crees que ya ha sido suficiente?", le espetó al delantero polaco cuando buscaba el quinto.

Una pregunta que rozaba la supervivencia y que el propio Lewandowski descubrió en la prensa alemana con la ironía del triunfador. Una pregunta que, en realidad, fue algo algo que una pregunta. Fue la señal de que Pepe, ese hombre que tantas veces veces se pasó de la raya, ese defensa que fichó por 30 millones de euros en la época de Ramón Calderón en la presidencia, tocaba fondo en el Madrid. Es más, Mourinho se responsabilizó unos días después de que aún estuviese en el club. "Pepe tenía más de un pie fuera del Madrid, pero yo he conseguido meterlo dentro".

Quizá esta noche cuando el central portugués regrese al césped del Westfalenstadion reaparecerá esa pregunta y esa noche que puso en juego sus seis años anteriores, desde la temporada 2007-08, en el Madrid. Pero la realidad es que lo que pasa hoy no se parece nada a lo que pasaba hace doce meses en los que no sólo Mourinho presagiaba un central en el ocaso. También Jurgen Klopp decía en el vestuario del Borussia que presionasen a Pepe, porque "en cuanto siente a un rival en el cogote tirará el balón a cualquier parte". Y a Antonio Maceda, que en los ochenta fue defensa del Madrid y hoy está en Doha como comentarista de la cadena de televisión Al Jazeera, no le extraña. "Porque llegó un momento en el que Pepe ya no iba a ninguna parte. Todos reconocíamos sus cualidades, pero estábamos cansados de sus exageraciones, de que se saliese de madre o de que fuese incapaz de asentar la cabeza". Sin embargo, el Pepe, que hoy vuelve a Dortmund, ya no se parece a ese juguete con el que Lewandowski hizo lo que quiso el año pasado. Ha recuperado los derechos que perdió frente a Varane, ha logrado ese punto de tranquilidad y se ha rebelado contra "esa etiqueta de asesino" que le amargaba la vida. Ha cambiado por dentro y por fuera, con esa cabellera estilo afro que discrepa del hombre que se rapaba cada semana la cabeza. Sus propias declaraciones también muestran otra predisposición más académica.

"No era fácil para mi madre escuchar como en un estadio llamaban a su hijo asesino", explica Pepe, cuyo cambio, además, está defendido por las estadísticas. Ha jugado 39 de los 40 partidos oficiales del Madrid esta temporada, con una media de dos faltas por partido que en otra época estaba fuera de su alcance. Pero esta vez ni siquiera el día del Bernabéu, en el que Busquets le pisó la cabeza, perdió el control. Toda una declaración de amor para un futbolista, que el año pasado sintió que se acababa su vida en el Madrid y no se sabe si eso es lo que aparentemente le hizo despachar al ser perverso que habitaba en su interior. Maceda, pese a todo, nunca sería tan tajante: "Hay futbolistas que maduran antes y otros después. Unos como Varane lo ves jugar con 18 años y parece un general; pero, a cambio, siempre quedará gente como Pepe, que necesita llegar a los treinta para decir 'hasta aquí hemos llegado' y asentar la cabeza. ¿Qué explicación tiene eso? No, ninguna, sólo que en el fútbol no hay una edad para madurar".

La fortuna de Pepe es que no ha llegado tarde y, a los 31, todavía puede protagonizar duelos como el de esta noche frente a Lewandowski, cinco años más joven que él. La pelea, sin embargo, parece igualada: un desafío enorme para Pepe que en el partido de ida fue el futbolista que más balones recuperó, hasta 17, todos ellos con una limpieza de película. Una descripción que no es ajena a la valoración final que hace de él Antonio Maceda, uno de esos genuinos representantes del 'miedo escénico' del Bernabéu en los ochenta. "El Pepe de ahora me gusta. Sinceramente, no le veo ninguna contraindicación. Se siente tan a gusto que llega hasta portería contraria y marca goles. No sé si es el mejor momento de su vida, pero podría serlo". Un alegato más a favor de la treintena, esa edad que el propio Mourinho utilizó para menospreciarle el año pasado. "Si tienes las cualidades necesarias, no nos engañemos: los treinta no son ningún obstáculo. Y si encuentras la tranquilidad que, de repente, ha encontrado Pepe, ya ni te cuento".

Participa en el debate:

Debate y participa con tu voto y tus argumentos:

http://WWW.QUONERS.ES/debate/crees-que-la-baja-de-cristiano-ronaldo-pone-en-peligro-el-pase-del-real-madrid