Público
Público

El día que Shevchenko cautivó al Camp Nou

El delantero ucraniano regresa al escenario donde hace más de una década se descubrió para el fútbol europeo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

¿Cómo salió del Camp Nou sin un contrato con el Barça bajo el brazo? Se preguntan todavía cientos de culés. 'Siempre le seguimos muy de cerca', responde Joan Gaspart, entonces vicepresidente azulgrana, sin aclarar si el club llegó a hacer una oferta en firme por aquel joven y desconocido delantero ucraniano que un 5 de noviembre de 1997 maravilló a la hinchada barcelonista.

Con sólo 21 años, Andriy Shevchenko (Ucrania, 1976) se plantó con descaro en el estadio y le endosó un hat-trick al Barça en un plis-plas en uno de los peores días de Vitor Baia como portero azulgrana. El Dinamo de Kiev venció al conjunto catalán, que entonces dirigía Louis Van Gaal, por un contundente 0-4.

Los culés todavía se preguntan por qué el Barça no lo fichó ese día

La 'velocidad, inteligencia, movilidad y técnica' de aquel chaval rubio y espigado, recuerda Òscar García, no sólo sorprendió a la afición. 'Teníamos constancia de su existencia, pero no de que era tan bueno', rememora el centrocampista de Sabadell, que ese día formó en el once azulgrana.

El Barça encaró el partido primera fase de la Liga de Campeones con un sinfín de bajas hasta nueve, por lo que Van Gaal armó una alineación de circunstancias. El entrenador holandés tuvo incluso que llamar a última hora a un chaval del filial que no volvería al primer equipo hasta tres años después: Puyol.

Además de los clamorosos errores de Baia, el conjunto catalán terminó el encuentro con diez hombres por la expulsión de Sergi. Pero nada de eso empañó el recital futbolístico del imberbe ariete ucraniano que despertó la admiración de toda Europa.

El Milan envió un técnico al Camp Nou para que le siguiera en directo

'Schevchenko, excelente', apuntaba en la crónica del partido Miguel Rico desde las páginas del diario Sport. 'Un joven delantero de 21 años por el que pronto se pagarán muchos millones', auguraba Andrés Astruells en el Mundo Deportivo. Y proseguía: 'Lo primero que habría que saber es si el nombre de Shevchenko figuraba en los expedientes del amplio organigrama técnico del Barça cuando buscaba sustituto para Ronaldo'.

'Tenía sólo 21 años', interviene Guardiola. 'Entonces no era fácil saber de un jugador tan joven de esa liga', continúa. 'Pero esos tres goles contra el Barça le abrieron la puerta del Milan', concluye el de Santpedor, que se perdió por lesión la paliza del equipo ucraniano. Y algo de razón lleva Guardiola.

El club italiano hacía ya unos meses que seguía de cerca a Sheva, aunque su actuación en el Camp Nou incrementó el interés por cerrar el traspaso.

Curiosamente, Italo Galbiati, uno de los ayudantes de Capello, siguió en directo la exhibición de Shevchenko desde el palco azulgrana ese 5 de noviembre de 1997. Dicen que ese día el Milan ofreció al Dinamo casi 4 millones de euros por el ariete que no aterrizaría en el club italiano hasta dos años después y por cerca de 26.

Reconocido y laureado ganó una Liga de Campeones, un Escudeto y el Balón de Oro de 2004, entre otros premios, Sheva vuelve al Camp Nou con la camiseta del Dinamo doce años después. Atrás quedan jornadas de gloria en Italia, donde jugó siete temporadas, y otras más aciagas en el Chelsea. De Milán a Londres, de Londres a Milán hasta volver a casa.

Hoy Shevchenko celebra su cumpleaños (33) y quiero hacerlo sobre el césped del Camp Nou. Por lo que dijo el técnico, Valeri Gazzaev, su concurso está casi asegurado a pesar de que hace sólo unos días le rompieron la nariz en un partido.