Público
Público

Las diabéticas son más propensas a morir después de un infarto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un estudio demuestra que lasmujeres menores de 65 años con diabetes suelen tener peoresperfiles de riesgo cardiovascular que sus pares masculinos, loque aumenta la tasa de mortalidad después de un infarto.

"La ventaja femenina de tener menos problemascardiovasculares que los hombres a menor edad disminuye cuandose le diagnostica diabetes a una mujer", informó el equipodirigido por la doctora Anna Norhammar.

Los autores identificaron las diferencias asociadas con elgénero en el pronóstico, los factores de riesgo o eltratamiento en un grupo de 25.555 pacientes menores de 65 añostratados por un infarto entre 1995 y el 2002.

El 23 por ciento de esa cohorte era mujer; el 21 por cientode las mujeres y el 16 por ciento de los hombres tenían undiagnóstico previo de diabetes.

Durante unos 4,4 años de seguimiento, las diabéticastuvieron un 34 por ciento más riesgo de morir que los hombresdiabéticos.

A diferencia de los varones, las mujeres tenían tasas másaltas de hipertensión y eran más propensas a fumar.

Menos mujeres que hombres habían sido sometidas aprocedimientos para desbloquear arterias tapadas antes de suprimer infarto y las mujeres eran menos propensas a recibirfármacos para la presión llamados betabloqueantes o inhibidoresde la ECA.

El equipo, del Hospital Universitario Karolinska, enEstocolmo, atribuye la elevada tasa de mortalidad en lasmujeres diabéticas menores de 65, comparada con la de loshombres diabéticos de la misma edad, a factores de riesgo y noa diferencias en el tratamiento.

"Esta observación destaca la importancia de seguirestudiando el impacto del un mejor manejo de los factores deriesgo particularmente en ese grupo de pacientes relativamentejóvenes, fácilmente identificable y de alto riesgo", concluyóel equipo.

Los autores también señalaron que sería bueno intentariniciar el tratamiento y realizar estudios cardíacos previos alprimer infarto o la aparición de la insuficiencia cardíaca.

FUENTE: Heart, noviembre del 2008