Público
Público

El diálogo nacional lanzado por Al Asad comenzará el lunes en las provincias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El diálogo nacional anunciado por el presidente de Siria, Bachar al Asad, comenzará el próximo lunes en todas la provincias del país, informó hoy el partido gubernamental Baaz, pese que continúa la campaña de represión de las protestas contra el régimen.

El Baaz aseguró en su web que las sesiones del diálogo nacional en las provincias empezarán el lunes, con el objetivo de "mantener la aceleración de las reformas" anunciadas por Al Asad y con el fin de lograr una "amplia participación del público en la construcción de Siria".

Esta iniciativa fue anunciada por el presidente sirio, en reacción a las protestas, en un discurso a finales de julio pasado ante los estudiantes de la universidad de Damasco, en el que subrayó que el diálogo se abriría en las provincias y terminaría con un congreso nacional central.

En su nota, el Baaz precisó que en esas sesiones, que se desarrollarán hasta el día 20 de septiembre en todas las provincias y las universidades del país, se debatirá sobre la reforma política y socioeconómica, y sobre los asuntos del gobierno local y las necesidades de cada provincia.

Según la misma fuente, el dialogo estará dirigido por comités preparatorios locales y acogerá a todas las sensibilidades políticas: representantes de los partidos, opositores y personalidades independientes.

Las actas de las reuniones, acompañadas con una lista de representantes de cada provincia, serán enviadas al Consejo de Ministros para preparar un congreso central del diálogo nacional, cuya fecha todavía no está decidida.

Sin embargo, al tiempo que se anunciaba este dialogo nacional, la campaña de represión continuaba la pasada noche, según la oposición, que denunció la muerte de una niña en Deir al Zur (noreste) por disparos de la policía y los "shabiha" (matones del régimen), así como redadas policiales y detenciones en diferentes partes del país.

El Gobierno sirio acusa a grupos armados y terroristas de estar detrás de las protestas contra el régimen, que se han cobrado la vida de 1.975 civiles y de 459 efectivos de las fuerzas de seguridad, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.