Público
Público

Diario íntimo de un exhibicionista

Manuel Huerga retrata a Drexler de gira en un documental

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un instante preciso es un instante precioso. El documental de Manuel Huerga (Barcelona, 1957) sobre una serie de recitales de Jorge Drexler (Montevideo, 1964) en Barcelona, nos muestra al oscarizado uruguayo en la intimidad de una gira. Aunque para el músico, él es lo de menos. 'El sonido, no sólo la música, es el auténtico protagonista. No se trataba de hacer una hagiografía de mí, aunque a mí me hubiera encantado y a mi madre también'.

Sin restricciones corporativas ('la discográfica nos dio toda la libertad del desinterés', dice Drexler con retranca), el músico encontró en el director a un gran compañero de viaje a la hora de pasar al otro lado del río. 'Si me quedase ciego, le haría la competencia a Jorge dice Huerga. Me gustaría tener una segunda vida para vivirla con la música'. Jorge no aceptaría el intercambio de papeles: 'Hacer un filme es costosísimo y supone una aventura. Creo que, después de haber participado en la producción del filme, prefiero definitivamente la música'.

Ahora se llevan tan bien que Drexler no duda en afirmar que 'si alguna vez me caso le encargo el vídeo'. Será que le ha sacado guapo en la película, aunque para Huerga el tema carece de mérito: 'Dejamos muchas cosas en manos del azar. Jorge es un showman. No sólo sabe llevar un concierto y meterse al público en el bolsillo, sino que es capaz de improvisar en medio de la calle, y enredar a cualquiera que pase, incluso a una banda municipal'. ¿Está de acuerdo el aludido? 'Como todos losexhibicionistas tengo la contradicción de ser una persona naturalmente tímida. Manuel es un voyeur profesional. Está especializado en ver sin ser visto. Recuerdo perfectamente que hasta el quinto día de rodaje no comprendí que no quería que actuara, y el momento exacto en el que las cámaras se volvieron invisibles'.

El título está tomado de la canción Transporte, del disco Eco, y pretende reflejar 'la desorientación temporal' de una gira. Para Huerga, 'Un instante preciso no tiene tiempo narrativo, es el momento de la creación pura, de un artista en estado de gracia. Un retrato fotográfico. Como si el tiempo se hubiera suspendido'.

La elección del formato en blanco y negro se debe a la influencia obvia del maestro Pennebaker y su trabajo con Bob Dylan, claro, pero también a razones artísticas, sostiene Huerga: 'La improvisación siempre sufre menos en blanco y negro. El color necesita más mimos'. Su anterior documental, Buñuel (1989) también era en blanco y negro y también retrataba a un artista oscarizado: ¿Se ha especializado en personajes con estatuilla? 'Tengo otro de Gaudí, pero creo que nunca le dieron un Oscar (risas)'. Acaban hablando de las cosas que pasan cada año en el Teatro Kodak, de lo que le aburren a Jorge ('incluso en directo') y le apasiona a Manuel. Pregunta chismosa: ¿Qué le parece a la pareja de Jorge, la actriz Leonor Watling, el resultado? 'No lo sé. Ella todavía no la ha visto en cine. Pregúntaselo mañana, que estará por aquí', dice con una sonrisa feliz.