Público
Público

Díaz Ferrán logró 4,5 millones al hipotecar su chalé de lujo

Una vivienda nueva en la misma zona vale la mitad, según una gran tasadora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'He hipotecado mi casa para arreglar' Air Comet 'y mi socio también'. Así lo admitió ante las cámaras en un programa de TVE Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la patronal CEOE. El Registro de la Propiedad lo confirma. El también presidente de Air Comet logró un crédito hipotecando su chalé de 328 metros cuadrados con parcela de 1.395 y piscina en uno de los barrios más caros de Madrid por 4,51 millones de euros.

Ha sido una entidad de las cajas de ahorros, Ahorro Corporación Financiera, la que ha concedido, a través de su sociedad de valores, el crédito a Díaz Ferrán. Este lo ha firmado a tan sólo cinco años.

'He hipotecado mi casa para arreglar Air Comet·, dijo ante las cámaras

Los 4,5 millones conseguidos suponen otorgar una valoración al chalé que está por encima de las estimaciones del mercado. Según los datos de una de las principales tasadoras del país, Sociedad de Tasación, una vivienda nueva que cuesta más que la usada en la misma zona valdría un máximo de 2,2 millones, es decir, la mitad. Además, uno de los chalés más caros de ese mismo barrio, también con piscina y amplia parcela, pero algo mayor (450 metros cuadrados) se vende ahora por cuatro millones, es decir, a 8.889 euros por metro, según las ofertas del mayor portal de venta de segunda mano, idealista.com.

Con este préstamo, firmado en junio pasado, el representante de los empresarios españoles podría haber pagado más de la mitad de las nóminas que ahora debe a los 700 trabajadores de Air Comet, un agujero de más de siete millones. La plantilla vive al límite y sobrevuela la amenaza de huelga. Los tripulantes de cabina llevan cinco meses sin cobrar y sobreviven con las dietas, mientras el resto de empleados sufre un retraso mínimo de dos meses.

Su socio acusa a la banca de 'discriminar' a la aerolínea

Al menos, la empresa de Díaz Ferrán y Pascual ha pagado con cheques un anticipo de 400 euros a los 150 trabajadores de tierra (handling) que están en huelga desde hace semana y media, según fuentes del comité de empresa. Pero esto sólo supone abonar unos 60.000 euros. Lo que no se sabe es el destino del grueso de los 4,5 millones logrados por Díaz Ferrán que, según dijo, son para 'arreglar' la aerolínea. Air Comet también debe cuotas a la Seguridad Social.

Por otro lado, el crédito de 20 millones por el que lucha Air Comet tampoco se firmó ayer. 'No nos creemos lo del préstamo', apuntan fuentes del comité de empresa.

Ayer, Gonzalo Pascual, socio de Díaz Ferrán, quiso justificar la situación de la aerolínea. Pascual acusó a la banca de mantener un 'cerrojazo total' en financiación al sector aéreo e instó a acabar con la 'discriminación financiera' hacia Air Comet, que tiene 'cero financiación externa', dijo a Europa Press.

La hipoteca del chalé de Gerardo Díaz Ferrán no es la única que ha saltado a la luz estos días. Trapsa, una de las principales compañías del conglomerado del jefe de la CEOE, ha hipotecado las concesiones administrativas de tres gimnasios municipales por 11 millones de euros. Los tres centros están en Boadilla del Monte y Fuenlabrada (Madrid), y en Jerez de la Frontera (Cádiz).

Según la documentación presentada por Trapsa al Ayuntamiento de Boadilla del Monte para solicitar la autorización de la hipoteca, la empresa solicitó a Caixa Galicia un crédito por 11 millones de euros. Los tres centros se construyeron sobre suelo público, con concesiones de explotación que rondan los 50 años. Según la documentación presentada por Gerardo Díaz Santamaría, el hijo mayor del presidente de la patronal, el crédito se formalizó en abril de 2007 y su amortización no excede en el tiempo a la de la concesión, por lo que se le dio el visto bueno.

Aunque los otros dos gimnasios están operativos y en buen funcionamiento, según dicen los portavoces municipales, la instalación de Boadilla no se ha finalizado. La agrupación socialista del municipio denuncia que los plazos de ejecución de la obra se han excedido en dos años, por lo que piden la rescisión de la concesión y que se cobre la multa prevista en el pliego de condiciones por el retraso.

La adjudicación del complejo y el posterior permiso de demora de las obras se realizaron en los tiempos en que era alcalde Arturo González Panero, conocido como El Albondiguilla por su implicación en la trama Gürtel. Por esta razón, los servicios jurídicos están revisando el caso para decidir si exigen a Trapsa el pago de una multa o si hay causa para la rescisión de la concesión.